25 de octubre de 2021

A Pablo Casado le llegará la hora de ser presidente del Gobierno de España. Es una cuestión de tiempo. La alternativa al Sánchez Frankenstein que ocupa La Moncloa pasa inevitablemente por el dirigente del partido que alcance unos diez millones de votos. Ese, ahora mismo, no existe en el panorama español. El centroderecha solo podrá gobernar si se une y la cabeza tractora de ese posible acuerdo, con los datos en la mano, no es otro que Pablo Casado al frente del PP. Consciente de la situación el líder de los populares se está preparando para ello. Me consta que son muchos los que le aconsejan, pero pocos los que le dicen que no debe tener ansiedad, que todo llega, especialmente cuando es algo que clama una gran mayoría de ciudadanos: relevar a este Gobierno y volver a la senda de la sensatez y la lealtad con la idea de España. Todavía no llegó esa hora. Para cuando el reloj político la marque será cuando él deberá demostrar que sabe gestionar las esperanzas de los españoles. Mientras, le inventarán conspiraciones internas, escándalos externos y esparcirán todas las dificultades que los rivales puedan para impedirle llegar. Es la vida misma. Nada que no le haya ocurrido a otros políticos en el pasado. Así que, Pablo: paciencia, temple y serenidad. No permitas que los consejeros te hagan precipitarte.

Últimas opiniones

Más de Opinión

Batet

1h