30 de enero de 2023

El astrolabioBieito Rubido

El nacionalismo se cura viajando en AVE

La ministra de Fomento, Raquel Sánchez, antigua alcaldesa de la localidad barcelonesa de Gavá, ha venido a demostrar una vez más que el nacionalismo se cura viajando y a ella le conviene abandonar un poquito ese aldeanismo que desde el pujolismo está instalado en la Cataluña actual. La ministra tuvo el lunes pasado una desafortunada intervención en la inauguración de la vía del AVE a Galicia, en la estación de tren de Ourense. Nos aseguró que la Galicia brumosa de Valle Inclán desaparecía el otro día gracias al tren de alta velocidad. Hombre, Raqueliña, un poco de lectura tampoco os viene mal a las ministras del PSOE y, sobre todo, no dejes que estas intervenciones te las escriban los de tu gabinete. Mira, desde Valle Inclán en Galicia se construyeron los mayores superpetroleros del mundo. Tenemos algunos de los más grandes saltos hidroeléctricos de España y somos una potencia en energía eólica; se creó la primera multinacional de la pesca e incluso hoy Galicia es la sede de la primera multinacional de la moda, con más de seis mil tiendas en los cinco continentes; una historia de éxito que debería haber nacido en la otra orilla, en el Mediterráneo, por la protección histórica al textil catalán, pero que gracias a la libertad y al talento surgió en Galicia, sí, Raqueliña, en La Coruña. Incluso hacemos una cerveza que se vende en toda España, incluso en Barcelona, pero también en Miami, en Pekín o en Río de Janeiro: se llama Estrella Galicia. Cada año vienen cientos de miles de peregrinos a Compostela, una ciudad que rezuma arte por todos los rincones. En Vigo se encuentra una de las mayores fábricas de automóviles de Europa, pionera en el coche inteligente sin conductor y gracias a Fraga tenemos una red de autovías y autopistas francamente buena. Hay brumas, sí, en determinadas épocas del año, pero suelen ser por el clima. Es mejor la bruma en el paisaje que en la cabeza, como les ocurre a muchos independentistas con los que tan comprensivos sois tú y tu partido. El AVE, ministra, llega muy tarde a Galicia, no por la bruma. Entre otras razones porque una antecesora tuya, una tal Magdalena Álvarez, tachó el plan de infraestructuras que debía saldar la deuda histórica con mi tierra de «Plan Galicia de mierda». Que no te vuelvan a escribir el discurso. Hazlo tú y no cites el nombre de Valle Inclán en vano.
Comentarios

Más de Bieito Rubido

  • Una calle para Calvo Sotelo

  • La tolerancia selectiva de la izquierda

  • Un poco de serenidad

  • A eso se le llama fascismo, Yolanda

  • Perdón, Rita

  • Últimas opiniones

    tracking