13 de agosto de 2022

Vidas ejemplaresLuis Ventoso

«No robéis», dice Curro Jiménez

Ahora que las encuestas derrotan a Sánchez el «progresismo» las acusa de manipulación

Nunca se debe subestimar la infinita capacidad de nuestro «progresismo» para ponerse estupendo y recomendar a los demás que hagan aquello que ellos jamás han hecho. El periódico de referencia de la izquierda ha publicado un editorial donde muestra su gran preocupación por la profusión de encuestas en España y pone en duda su calidad y fiabilidad. Todo atiende, por supuesto, a que el actual panorama demoscópico sitúa a Sánchez de vuelta a la Universidad Camilo José Cela, donde alcanzó las más altas cotas de excelencia académica con un sonado cum laude. Lamentan los cariacontecidos editorialistas que en algunos sondeos de la pérfida derechona no se publican los datos completos de las fichas técnicas e insinúan que debería hacerse alguna reforma legal al respecto. Anuncian además que, como entramos en año de citas electorales en Castilla y León y Andalucía, ellos publicarán sondeos cada mes con todos sus «microdatos» a la luz.
Toda esta entrañable apelación a las buenas prácticas presenta un pequeño problema: es como si Curro Jiménez se pusiese a predicar que no se robe. La manipulación demoscópica de la izquierda ha sido clamorosa en los últimos años, empezando por la zafia cocina del CIS, con un apparatchik socialista al frente del instituto, sacado directamente de la Ejecutiva del PSOE.
Repasemos a vuelapluma los éxitos de las encuestas de Tezanos y del periódico que ahora imparte lecciones de pulcritud demoscópica. En las elecciones autonómicas de Madrid de mayo del año pasado, el periódico de las lecciones dio a Ayuso seis escaños de menos y a Gabilondo, cuatro de más. En las autonómicas andaluzas de 2018, cuando cayó el imperio del PSOE allí, el gran Tezanos otorgaba una cómoda mayoría absoluta a Susana Díaz. En cuanto al periódico de las lecciones, le dio en sus sondeos hasta nueve escaños de más al PSOE susanista. Vox obtuvo 12 diputados en aquellos comicios. Ojo de Águila Tezanos los dejó en uno y el periódico de las lecciones, entre cero y cuatro.
En las últimas generales, en noviembre de 2019, Tezanos otorgó hasta 30 escaños de más a su Sánchez, elevándolo a 150 cuando obtuvo al final 120. Por su parte el periódico de las lecciones, aunque esta vez acertó bastante, dio seis de menos a Vox y cuatro de más a Ciudadanos.
En resumen, la gran anomalía democrática del mundo de los sondeos en España no es que se publiquen muchos, o que las fichas técnicas sean más o menos prolijas (aunque todos estamos de acuerdo en que cuanto más amplias y con más datos boca arriba, mejor). La gran anomalía es que Sánchez haya convertido el instituto demoscópico público, que costeamos todos con nuestros impuestos, en una oficina más de la Moncloa. Desde la llegada de este vidrioso presidente, alérgico a la higiene democrática –véase lo que publica hoy El Debate sobre su uso de los aviones–, se ordenó la publicación de un sondeo electoral del CIS cada mes, con el único afán de hacer propaganda del PSOE situándolo perpetuamente por delante. Así que, queridos amigos del periódico de las grandes lecciones, a reclamar al maestro armero y su jefe: Tezanos y Sánchez. Y de paso, ya metidos en danza, un poco más de fair play, por favor, porque acordarse de cuestionar la calidad de las encuestas españolas precisamente cuando la derecha está por delante refleja mal perder, poco estilo y escaso gusto por la alternancia democrática.
Comentarios
tracking