24 de septiembre de 2022

El astrolabioBieito Rubido

La vida, ese río que pasa

Existiremos en el recuerdo de quienes nos quisieron y quisimos, y el tiovivo de la vida continuará girando. Pero alguna certeza sí tenemos: la bondad y la buena voluntad permiten llenar de alegría la vida y eso es el catalizador para crear una existencia trascendente, alegre, rica, creativa

Agradecerá el lector que hoy tampoco me detenga en la cancelación del mitin de Sánchez en Toledo ni en el escaso talante dialogante de Bolaños cuando el PP le plantea negociar la renovación del CGPJ. En esta serena mañana de sábado, cuando el verano va mostrando su agotamiento y los arañazos del tiempo nos sirven en días una nueva estación, uno, no sé si por edad o por esa nostalgia del pasado que nos acompaña de siempre, recita de nuevo a Jorge Manrique cuando escribió que «…y llegados, son iguales los que viven por sus manos y los ricos». Y aunque la existencia de la Reina Isabel II fue una vida plena y fecunda, su muerte nos muestra una vez más el sendero que todos, todos, hemos de transitar en soledad. También los reyes mueren, nadie es eterno y de nuevo nos adentramos en esa reflexión que nos atormenta y que solo la Fe nos consuela: nacemos para morir. ¿Habrá mayor contradicción? Nadie se queda aquí. Aquella casa que construimos se mantendrá en pie o la tirarán nuestros herederos. El árbol centenario continuará dando castañas todos los otoños. El río, como la vida, llegará inexorablemente al mar y la tarde dará paso a la noche y en la oscuridad solo la esperanza de otra vida nos sirve de bálsamo y de consuelo en esos insomnios negros que todos hemos sufrido. Los soplos de los años, la vida que pasa… Se mueren los reyes y tú y yo un día dejaremos de estar. Se fueron nuestros antepasados y nos iremos nosotros. Existiremos en el recuerdo de quienes nos quisieron y quisimos, y el tiovivo de la vida continuará girando. Pero alguna certeza sí tenemos: la bondad y la buena voluntad permiten llenar de alegría la vida y eso es el catalizador para crear una existencia trascendente, alegre, rica, creativa. La muerte, al fin y al cabo, solo existe cuando nosotros dejamos de existir.
Comentarios
tracking