24 de septiembre de 2022

Cartas al director

Pena de cárcel por rezar e intentar salvar una vida

A veces tiene uno la impresión de que el mundo se ha vuelto loco y todo está del revés, pues con absoluta naturalidad se considera virtud matar a personas y delito intentar evitarlo y así se comporta y legisla nuestro virtuoso gobierno. Dicho de forma clara y sin rodeos, a un ser humano concebido pero no nacido aún, lo pueden eliminar con toda tranquilidad llamando a ese acto en vez de «asesinato», «interrupción voluntaria del embarazo» y ya ves, con cambiar el nombre, cualquier delito deja de serlo.
Hay personas decentes y sensatas que apuestan por salvar a los niños condenados por sus propias madres a morir (estos niños solos no pueden defenderse) y parte de la sociedad lo consiente y, sobre todo lo tolera nuestro gobierno que legisla para despenalizar este crimen y proteger a sus autores (imagínate la honestidad de nuestros gobernantes); y esto lo hacen penalizando con cárcel a quienes osen intentar evitar el asesinato de esos niños, aunque lo hagan solamente rezando. ¡Menuda clase política tenemos!
Hay que tener una mente muy sucia y un corazón de piedra para promover la muerte de un niño, así con toda su crudeza, aunque lo llamen «interrupción voluntaria del embarazo», aunque lo llamen «flores de la alegría», aunque lo llamen «luces de amor», como quieras, pero es el asesinato de un niño y eso es algo aberrante, como lo es cualquier otro asesinato, lo diga quien lo diga y lo permita fray Mentiras o cualquiera de sus súbditos. Por mucho que manipulen la mente de los ciudadanos, amenacen o insulten a quienes con el corazón limpio abominan este crimen execrable y repugnante, encarcelen a quienes intenten salvar cada una de estas vidas, no por ello justifican este abominable delito. He escuchado personalmente a la tele del gobierno, tele Sánchez (TVE) decir que los que rezan en la calle están acosando a las mujeres que pretenden matar a sus hijos; es una forma de manipular la mente del ciudadano con la mentira, al mejor estilo de fray Mentiras con el objeto de hacer creer que rezar es malo.
Cada día hay más frentes contra la insidia de este mal, que por muy poderosos que sean los que lo ejercen, no deja de ser una horripilante perversión; nacen ahora los «guerreros pro vida». Por muy negra que esté la conciencia de los que defienden la matanza de inocentes, no podrán imponer su perversión a toda la humanidad y aparecerán por todas partes quienes defiendan la vida de todo ser humano sin excepciones, aunque al delito le hayan encontrado un nombre muy dulce o muy bonito.
Salvar vidas debe ser el objetivo prioritario de cualquier persona decente y eso no ocurre, desgraciadamente, en nuestra clase gobernante.

Más cartas al director

Comentarios
tracking