20 de mayo de 2022

Cartas al director

Olvidos en la Plaza Roja

Dice Putin que su guerra estaba «plenamente justificada» porque Occidente estaba armando a Ucrania para reconquistar «territorio ruso», a saber, Crimea y el Donbass secesionista. La amenaza era «inmediata» para Rusia y había que defenderse. Detalle obviado: Putin había invadido y conquistado ese territorio ucraniano por las bravas y mediante engañifa de 2014 en adelante. Es, no obstante, cinismo bien aprendido; ya en 2003 las potencias anglosajonas argumentaron «legítima defensa» ante las «amenazas de armas de destrucción masiva» de Irak –con la pequeña diferencia que Irak había invadido a sangre y fuego Kuwait–. Ahora bien, donde llega Putin a una nueva cumbre de la hipocresía, –es decir: de la esquizofrenia intrínseca heredada y hoy ampliada del comunismo soviético–, es cuando acusa a Ucrania de «querer adquirir armas nucleares». Olvidando oportunamente mencionar en la Plaza Roja de Moscú, repleta de relucientes tanques y cañones, que Rusia se constituyó –¡junto con las malvadas potencias anglosajonas (EE.UU. y Reino Unido)!– en garante de la integridad e independencia de Ucrania a cambio de la desnuclearización militar completa de Ucrania en 1994. ¿Dónde fueron a parar aquellos misiles balísticos con cabezas de uranio enriquecido? Pues sí, ahí, ahí…

Más cartas al director

Últimas opiniones

Comentarios
tracking