22 de mayo de 2022

Newly elevated cardinal, Giovanni Angelo Becciu  from Italy, attends the courtesy visit of relatives following a consistory for the creation of new cardinals on June 28, 2018 in the Apostolic Palace at St Peter's basilica in Vatican.

El primer gran juicio en el Vaticano al que fuera el número tres del Papa, sigue su curso con nuevas polémicas y contradiccionesAFP

Juicio en el Vaticano

El cardenal Becciu intenta exculparse implicando al Papa en los pagos ‘reservados’ del Vaticano

Ha declarado este jueves durante más de dos horas ante el tribunal que lo juzga por malversación de fondos en el Vaticano, cuando era el número tres de la organización

Becciu ha implicado al Papa Francisco en la autorización de los pagos reservados a Cecilia Marogna, con fondos de la Secretaría de Estado, para que mediera en la liberación de una religiosa colombiana.
Frente a la acusación de que los cerca de 500.000 euros que se pagaron a esta mujer los gastó en ropa y complementos de lujo, Becciu asegura que cumplió el objetivo para el que había sido contratada. El hecho es que la religiosa colombiana Gloria Cecilia Narváez, secuestrada por un grupo yihadista en Mali fue liberada en el año 2021.
Becciu ha declarado ante el juez que consideraba a Cecilia Marogna una experta en seguridad y que, atendiendo a sus consejos, encargó a una agencia británica, de nombre Inkerman, que trabajara para su liberación. Asegura que toda la operación se gestionó al margen de los cauces diplomáticos del Vaticano y que por eso los pagos se hacían directamente a la cuenta de Marogna para que llegaran a Inkerman.
El cardenal Becciu confiesa que fue personalmente a las oficinas de Inkerman en Londres, acompañado por Marogna, para conocer qué tipo de gestiones podían hacer. En ese momento le trasladaron que el coste de la operación podría alcanzar el millón de euros, aunque lo irían gestionando paso a paso.

El dinero no era para Marogna

Otras reuniones del cardenal con personal de esta empresa privada se realizaron fuera de los muros vaticanos, para garantizar el carácter reservado de toda la operación. En todo ello, Becciu afirma que el Papa Francisco era actualizado y que le recomendó explícitamente no comunicarlo a la Gendarmería del Vaticano. Es algo que no se puede demostrar con documentos y que solo podrá comprobarse con una declaración del pontífice.
En su declaración ante el Juez, Becciu ha querido aclarar que las sumas de dinero enviadas no eran para la señora Marogna, para quien estaba previsto un pago una vez que finalizaran las gestiones. De toda esta actividad eran conocedores solo el Papa Francisco, el propio Becciu y uno de sus colaboradores, monseñor Perlasca, que se presenta ahora como principal testigo de la acusación.

Amenaza de suicidio

Respecto a Perlasca, Becciu ha presentado en su declaración un mensaje en el que le amenazaba con suicidarse al haber perdido su puesto de trabajo, en el año 2020. Perlasca afirma en ese mensaje que está dispuesto a lanzarse de su propia habitación y morir encima de la capilla, para demostrar su inocencia. Este mensaje llevó a que Becciu avisara a la guardia médica para que le trataran con sedantes y lograr calmarlo en ese día.
Un mes después de estos acontecimientos, Perlasca cambió su declaración en el Tribunal y comenzó a mantener un comportamiento hostil con el cardenal, según aseguró ayer este último.
proceso becciu

El proceso judicial sigue su curso tras numerosas interrupcionesVatican News

Sobre la malversación de fondos

Por otra parte, Becciu ha manifestado su inocencia sobre la acusación de haber beneficiado a su familia con donaciones a la diócesis de Ozieri. Afirma que de los 125.000 euros destinados a Caritas, 25.000 se utilizaron para maquinaria de la cooperativa y 100.000 euros están todavía a disposición del obispo. Por ello se pregunta cuál es el beneficio que han sacado sus familiares de esa suma de dinero.
El cardenal considera que se ha tratado de acusaciones falsas. Y se pregunta por qué se las han hecho llegar al Santo Padre y con qué objetivo se ha creado un grave escándalo en la Iglesia.
Comentarios
tracking