25 de junio de 2022

Cráter provocado por un misil Graf en el convento de monjas ucranianas en

Cráter provocado por un misil Grad en el convento de monjas ucranianas en AdamivkaAFP

Las monjas ucranianas que viven bajo las bombas

Viven sin electricidad desde hace meses y habitan bajo un bombardeo constante de las fuerzas rusas

En el pueblo de Adamivka, cerca de Sloviansk, en la región ucraniana del Donbás, sesenta monjas y peregrinos habitan bajo las bombas rusas y ataques constantes. Un enorme hueco mancha el jardín: el cráter formado por un misil Grad. El día a día de estas monjas tiene como banda sonora los asiduos bombardeos de las fuerzas rusas.

Es nuestro hogar... No tenemos otro lugar a donde irHermana Anastasia

Las paredes del edificio, salpicadas con metralla, son el único hogar de estas personas: «No ha habido muertos. Nadie se ha ido. Es nuestro hogar... No tenemos otro lugar a donde ir». La hermana Anastasia aclara que en total son sesenta personas, entre monjas y peregrinos. Cruzando las paredes del convento, los ejércitos de Rusia y Ucrania combaten con disparos de artillería.
Paredes salpicadas de metralla

Paredes salpicadas de metrallaAFP

Sin electricidad

Viven sin electricidad desde hace meses, sin embargo, todavía cuentan con agua y los comestibles y previsiones necesarias para sobrevivir a la guerra. «Confiamos en la voluntad de Dios, en la ayuda de Dios, en la ayuda de todos los santos y de la Virgen María», declara la hermana Anastasia.

Confiamos en la voluntad de Dios, en la ayuda de Dios, en la ayuda de todos los santos y de la Virgen MaríaHermana Anastasia

En la zona donde se encuentran las monjas, según Kiev, es una búsqueda rusa de puntos débiles en la defensa ucraniana de este sector. Los enfrentamientos entre ambos bandos están más intensificados en el frente norte de Sloviansk, sin alcanzar los niveles de intensidad bélica sufridos en las regiones vecinas de Severodonetsk y Lysychansk.
El conflicto por Sloviansk es histórico y, ante todo, simbólico. En el año 2014 esta ciudad fue conquistada por los separatistas prorrusos y posteriormente tomada, tras un largo sitio, por las fuerzas ucranianas.

Proteger al santo con sacos de arena

Las monjas de Adamivka decidieron cubrir con sacos de arena la estatua del santo que preside el patio interior del convento, con el fin de protegerla de los constantes bombardeos: «Fue construida el año pasado con motivo del 125 aniversario de su nacimiento», explica la hermana Anastasia.
La comunidad de Adamivka está dedicada a un nativo del pueblo, San Juan de Shanghái y San Francisco, un destacado representante de la Iglesia Ortodoxa fuera de Rusia, establecido por creyentes que rechazaban el control del KBG sobre la Iglesia Ortodoxa durante la Unión Soviética.
Desde entonces, ha restablecido los vínculos con la Iglesia Ortodoxa Rusa. Pero la Iglesia ortodoxa ucraniana anunció en mayo que se separaba de Rusia a causa de la ofensiva, respaldada por el Patriarca Kirill, líder de los ortodoxos rusos, firme partidario del presidente Vladimir Putin.
Comentarios
tracking