12 de agosto de 2022

Álvaro Morte como Juan Sebastián Elcano en Sin límites.

Álvaro Morte como Juan Sebastián Elcano en Sin límites

Entrevista

Tomás Mazón: «En la serie muestran a un Elcano sin religiosidad, aunque dio muestras de lo contrario»

El autor de Elcano. Viaje a la historia analiza las incongruencias históricas en Sin límites, la serie de Amazon Prime Video que sigue la primera vuelta al mundo

En la serie Sin límites, Juan Sebastián Elcano tiene más de Jack Sparrow que de explorador católico. Son seis episodios que presentan a un Elcano canallita y sin interés por lo espiritual, un retrato que sorprende e irrita a los expertos en la materia.
Tomás Mazón, autor de Elcano. Viaje a la historia (Ed. Encuentro), analiza la realidad histórica del marino, frente a lo visto en la ficción de Amazon Prime Video.
–En una entrevista, el actor Álvaro Morte, que interpreta a Elcano, dudaba de que este fuera devoto. El productor de la serie, Miguel Menéndez de Zubillaga, se suma a la idea, y le trata de outsider. ¿Qué le parecieron estas declaraciones?
–Me sorprendieron, y me parecieron una falta de respeto a Elcano. Han elegido mostrar un perfil del capitán sin atisbo de religiosidad, pese a que las muestras que dio justamente de lo contrario fueron constantes, como era además habitual en el siglo XVI. No solo Elcano; en general, las personas de aquella época hacían gala constantemente de ello. Fue una gente que antes de emprender el viaje de regreso pintó en las velas una cruz de Santiago con la inscripción «Esta es la Figura de Nuestra Buenaventura». Hablamos de este tipo de personas.
Portada de 'Elcano. Viaje a la historia', de Tomás Mazón

Portada de 'Elcano. Viaje a la historia', de Tomás MazónEdiciones Encuentro

–Tras estudiar la figura de Elcano, ¿cuál fue, en realidad, su relación con Dios y con la religión? ¿Qué fuentes tenemos para conocer este aspecto de su personalidad?
–Por suerte, son muchas las fuentes originales que nos permiten conocer bastante bien esto que me pregunta. El primer dato a tener en cuenta es que uno de sus hermanos era sacerdote, Domingo de Elcano. También contamos con muchos ejemplos de cuáles fueron sus obras, que nos permiten hacernos una idea aproximada.
–¿Algún ejemplo?
–Al concluir el viaje, los 18 marinos supervivientes desembarcaron descalzos y con cirios en la mano, en procesión, para dar gracias a la Virgen de la Victoria y a la Virgen de la Antigua. Eran conscientes de haber alcanzado un logro histórico, iban a recibir mucho dinero, venían muy necesitados… pero, pese a tantos motivos de celebración, quisieron hacer esto antes de cualquier otra cosa. Por ello, parece que tenían muy claras sus convicciones, y con quién estaban en deuda. Además, el propio Elcano escribió al rey al llegar, y le refirió que «con la ayuda de Dios y Santa María, pasados tres años, llegamos». Tenía muy presente a Dios y se mostraba agradecido.
–También hay alguna prueba en su testamento.
–Sí, otro bonito ejemplo de Elcano en este sentido lo encontramos en su testamento, escrito en mitad del Pacífico. En él, se acordó de la romería de la Santa Faz de Alicante, que por entonces ya se celebraba. Encargó que dos romeros acudieran por él, porque «lo tengo prometido, y no podré ir». Es muy conmovedor. Lo tenía prometido, decía. Por cierto, legó una suma muy fuerte, equivalente al sueldo de siete meses de un marinero.

A Elcano y a los suyos su fe los hizo más fuertesTomás Mazón, autor de Elcano. Viaje a la historia

–¿Qué sabemos de Fernando de Magallanes en este sentido?
–También él en su testamento donó unas sumas muy importantes a diferentes órdenes religiosas y, aunque esto podríamos considerarlo una costumbre de la época, nuevamente nos podemos hacer cargo de ello por sus obras. Está registrado que Magallanes lloró emocionado cuando vio que miles de indígenas de Cebú, en Filipinas, quisieron voluntariamente ser bautizados, después de que explicara a su rey la fe católica. Bajo su perspectiva, les estaba mostrando el camino de la salvación, y esa sensación debió ser muy potente. Si leemos lo que Magallanes les contó acerca del cristianismo, vemos que su devoción era enorme.
–¿Ve posible retratar fidedignamente a Elcano, Magallanes o cualquier otra figura histórica ignorando su dimensión espiritual?
–Sin duda, no. Nos estaríamos dejando una faceta esencial. En concreto, a Elcano y a los suyos su fe los hizo más fuertes. Estoy convencido. Y aguantaron lo indecible, porque fue un viaje de una dureza extrema. Su fe tuvo que ver mucho en ello.
–A pesar de las incongruencias entre la ficción y la historia –la periodista María Serrano apunta aquí algunas–, ¿cree que Sin límites puede acercar la figura de Elcano a las nuevas generaciones?
–Tengo mis dudas. En la serie, donde prácticamente todo es una ficción, al menos sí queda claro cuál fue el mérito de Elcano al convertir el viaje de Magallanes a la Especiería en el de la primera vuelta al mundo. Eso, ojalá, puede que sea suficiente como objetivo de mínimos. La pena es que han creado un perfil distorsionado y no hemos visto al Elcano más complejo, más rico, que sin duda fue. Ahora corremos el riesgo de que haya quien lo confunda por culpa de un mal guion, y de manera gratuita, porque era un riesgo innecesario y evitable. Es una historia y son unos personajes que, cuanto más profundizamos en ellos, más admirables resultan. No había por qué cambiar nada y creo que se merecían otra cosa.
Comentarios
tracking