28 de septiembre de 2022

Una cruz en el altar manchada de sangre dentro de la iglesia católica de San Francisco un día después de la matanza de Pentecostés

Una cruz en el altar manchada de sangre dentro de la iglesia católica de San Francisco un día después de la matanza de PentecostésEFE

Cristianos perseguidos

Detenidos otros dos responsables de la matanza de Pentecostés

Los dos sospechosos fueron arrestados el 9 de agosto. Además, otras cuatro personas, también acusadas de la masacre, están detenidas desde el pasado 1 de agosto

Han sido detenidos dos presuntos responsables de la masacre del 5 de junio, domingo de Pentecostés, en la iglesia de San Francesco Javier en Nigeria. Las detenciones han sido comunicadas por el general Jimmy Akpor, que desveló la identidad de los terroristas: Al-Qasim Idris y Abdulhaleem Idris.
Los dos presuntos terroristas fueron arrestados el pasado 9 de agosto en Omialafara. El mismo día, el ejército nigeriano anunció el arresto de otros cuatro terroristas acusados de participar en la masacre, cuyas detenciones se realizaron el 1 de agosto en una operación coordinada entre el ejército nigeriano y los servicios secretos.
El general explicó: «Queríamos presentar a los sospechosos al público de inmediato, pero no pudimos porque algunas investigaciones aún están en curso». Además, anunció la captura de Idris Ojo, uno de los líderes del Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP), que se efectuó el 7 de agosto en Aiyetorosi. Este había escapado de la prisión de Kuje, y tras la fuga «estaba planeando más ataques letales y estaba perfeccionando esos planes junto a otros cómplices» según afirmó el Jefe de Defensa.
La masacre en la iglesia el día de Pentecostés fue obra del ISWAP. El gobernador del estado donde se produjo la tragedia confirmó que fue arrestada otra persona, implicada en la masacre por alojar a los sospechosos antes de la matanza. El atentado acabó con la vida de unas 40 personas, dejando además 80 heridos.
El Estado Islámico en la región de África Occidental, comunicó su implicación en varios ataques, además del asalto a principios de julio a la prisión de Abuya, que se saldó con la fuga de 400 reclusos, la mayoría de los cuales fueron capturados de nuevo por las fuerzas policiales.
Los obispos llevan tiempo advirtiendo de que la situación de inseguridad y violencia para los católicos en Nigeria, está fuera de control.
Comentarios
tracking