26 de septiembre de 2022

Los ataques terroristas constantes en Nigeria están provocando miedo entre los fieles cristianos.

Los ataques terroristas constantes en Nigeria están provocando miedo entre los fieles cristianos.©GTRESONLINE

La violencia contra los católicos continúa en Nigeria: «El miedo se está llevando lo mejor de nosotros»

«Catequista, no quiero morir», «volveré a la iglesia, pero no ahora» son algunas de las frases que los sacerdotes nigerianos escuchan a diario a causa del miedo que se ha creado a raíz de los constantes ataques a iglesias en Nigeria

La violencia continúa en Nigeria. Los numerosos ataques terroristas en los últimos meses han puesto a los cristianos del país en alerta ante la gran cantidad de secuestros, ataques a iglesias, asesinatos e incluso amenazas de muerte al Presidente Muhammadu Buhari.
En una entrevista llevada a cabo por Agenzia Fides, Monseñor Luka Sylvester Gopep, obispo auxiliar de Minna, ha dado su visión sobre la situación que están viviendo los cristianos en Nigeria y la persecución constante que están sufriendo: «La situación en Nigeria es muy complicada» sentencia el prelado.
A fire truck passes a warehouse on fire on Lagos Island in Lagos, Nigeria, on Wednesday, Dec. 26, 2012.

A fire truck passes a warehouse on fire on Lagos Island in Lagos, Nigeria, on Wednesday, Dec. 26, 2012.©GTRESONLINE

Para entender el problema Monseñor Luka Sylvester Gopep se ha remontado a los inicios de «Boko Haram», que significa textualmente «la educación occidental es una abominación». «El actual estado de violencia en Nigeria comenzó con un movimiento islámico fundamentalista nacido en Maiduguri, la capital del estado de Borno, llamado Boko Haram. Su principal enseñanza era poner la vida social y el desarrollo de la población de Nigeria bajo la autoridad y la estricta orientación de la sharia islámica» explica el obispo auxiliar de Minna.

Su principal enseñanza era poner la vida social y el desarrollo de la población de Nigeria bajo la autoridad y la estricta orientación de la sharia islámicaMonseñor Luka Sylvester GopepObispo auxiliar de Minna

Sylvester Gopep relata en la entrevista que «al principio, Boko Haram atacó las instituciones gubernamentales, pero luego comenzó a atacar también a los cristianos fuera del estado de Borno». El prelado ha querido recordar también el momento en que Boko Haram comenzó a matar: el fatídico 25 de diciembre de 2011, cuando varios miembros del grupo terrorista atacaron la iglesia católica de Santa Teresa, acabando con la vida de 60 personas.
Tras esto, explica el obispo, «las actividades homicidas del grupo se extendieron a otras comunidades del centro-norte de Nigeria, incluido el distrito financiero de Abuja. Fue entonces cuando fueron más allá de las iglesias cristianas y se dirigieron a las mezquitas y comunidades musulmanas, así como a instituciones y grupos sociopolíticos».

Superviviente del ataque

En Kaduna, al centro-norte de Nigeria, son los bandidos fulani quienes crean la masacre. Recientemente estos terroristas atacaron la parroquia de San Moisés y la iglesia Bautista de Bege, en Rubuh, cobrándose la vida de 4 personas y 36 secuestros. Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) ha hablado con Emmauel Joseph, catequista de la iglesia San Moisés y testigo del ataque fulani a su parroquia.
Bandidos Fulani atacan otra aldea en Nigeria sin fallecidos

Bandidos Fulani

Según ha declarado este testigo a ACN en el ataque «había más de 40 hombres armados». «La misa acababa de empezar cuando escuchamos disparos. De repente, un joven de los nuestros vino corriendo hacia la iglesia gritando: «¡Corred, corred! ¡Están viniendo!». Los feligreses comenzaron a correr hacia todos lados, rompiendo sillas y algunos quedaron heridos al intentar escapar. La iglesia estaba llena de gente y no había espacio para correr. Por eso me quedé ahí parado, confundido sin saber qué hacer» relata Emmanuel Joseph. Ese día 19 de junio los terroristas fulani asesinaron a tres fieles de la iglesia: «un matrimonio que deja siete hijos huérfanos y un joven, que deja una viuda y tres hijos».
El catequista de la parroquia de San Moisés afirma que el ataque duró 90 minutos y que él no salió de la iglesia hasta que se aseguró de que todos sus fieles estaban a salvo. «Fueron hombres fulani. Las tres personas que fueron liberadas nos dijeron que los secuestradores hablaban en fulfulde [la lengua fulani], pero que vestían como miembros de Boko Haram» aclara Joseph.

Los fieles tienen miedo de venir a la iglesiaEmmanuel JosephPárroco de la iglesia de San Moisés

En la entrevista relata, además, como «el miedo se ha llevado lo mejor de nosotros». Cuenta como este ataque realmente ha debilitado la fe de los fieles nigerianos: «Tienen miedo de venir a la iglesia. Cuando los visito y los animo a venir, muchos me dicen: «Catequista, no quiero morir» o «volveré a la iglesia, pero no ahora». Antes del incidente, los feligreses eran más de 300, pero el domingo siguiente al ataque solo 28 personas asistieron a la misa».
Comentarios
tracking