30 de noviembre de 2022

,,,

El Papa afirma que un buen empresario siempre mira por el bien común, la familia y los jóvenes.GTRES

Los 7 consejos del Papa Francisco para ser un empresario de éxito

«Una vez que poseo la riqueza, sobre mí recae la responsabilidad de hacerla fructificar, de no dispersarla, de utilizarla para el bien común»

En la audiencia del Aula Pablo VI, el Papa Francisco ha recibido a los miembros de la Confederación General de la Industria Italiana, que se encontraban en Roma por la celebración de su Asamblea Plenaria pública. En dicha audiencia, Francisco ha señalado las siete condiciones para llegar a ser un buen empresario y pasar por el ojo de la aguja.
Tras el saludo, el papa ha recordado que la vida de los empresarios en la Iglesia «no siempre ha sido fácil. Las duras palabras que Jesús emplea contra los ricos y las personas adineradas, las del camello y el ojo de la aguja (cf. Mt 19,23-24), se han extendido a veces con demasiada rapidez a todo empresario y a todo comerciante, asemejándose a aquellos vendedores que Jesús expulsó del templo. En realidad, se puede ser comerciante, empresario, y ser seguidor de Cristo, habitante de su Reino». Posteriormente, se ha hecho la pregunta «¿cuáles son las condiciones para que un empresario entre en el Reino de los Cielos?» para señalar hasta siete condiciones, sin olvidar su dificultad.

Compartir

«La riqueza, por un lado, ayuda mucho en la vida; pero también es cierto que a menudo la complica: no sólo porque puede convertirse en un ídolo y en un amo despiadado que te quita toda la vida día tras día. También lo complica porque la riqueza exige responsabilidad: una vez que poseo la riqueza, sobre mí recae la responsabilidad de hacerla fructificar, de no dispersarla, de utilizarla para el bien común. Para entrar en el Reino de los Cielos, no se pide a todos que se desnuden como el mercader Francisco de Asís; a algunos que poseen riquezas se les pide que las compartan. Compartir es otro nombre para la pobreza evangélica».

Cómo compartir

«Las formas son diferentes, y cada empresario puede encontrar la suya, según su personalidad y creatividad. Una forma de compartir es la filantropía, es decir, hacer donaciones a la comunidad, de diversas maneras. Los impuestos son también una forma de compartir la riqueza, para que se convierta en bienes comunes, en bienes públicos: escuelas, sanidad, derechos, cuidados, ciencia, cultura, patrimonio. Otra forma de compartir es la creación de empleo, empleos para todos, especialmente para los jóvenes. Los jóvenes necesitan su confianza, y tú necesitas a los jóvenes, porque las empresas sin jóvenes pierden innovación, energía, entusiasmo. El trabajo siempre ha sido una forma de compartir la riqueza: al contratar a personas ya estás distribuyendo tu patrimonio, ya estás creando riqueza compartida».

Apoyo a la familia

«El problema del empleo no puede resolverse si permanece anclado únicamente en los límites del mercado de trabajo: lo que hay que cuestionar es el modelo de orden social. ¿Qué modelo de orden social? Y aquí tocamos el tema de la desnaturalización. La desnaturalización, unida al rápido envejecimiento de la población, agrava la situación de los empresarios, pero también de la economía en general: la oferta de trabajadores disminuye y el gasto en pensiones de la hacienda pública aumenta. Es urgente apoyar a las familias y la natalidad».

Apoyo a las embarazadas

«A veces, una mujer que está empleada tiene miedo de quedarse embarazada, porque hay una realidad que en cuanto se te ve la barriga, te echan. Por favor, este es un problema de las mujeres trabajadoras: estudiadlo, mirad qué podéis hacer para que una mujer embarazada pueda salir adelante, tanto con el hijo que espera como con el trabajo».

El empresario también trabaja

«El propio empresario es un trabajador. ¡Y eso es bonito! No vive de la tierra; el verdadero empresario vive del trabajo, vive del trabajo y sigue siendo empresario mientras trabaja. El buen empresario conoce a los trabajadores porque conoce el trabajo. Muchos de ustedes son empresarios artesanos, que comparten el mismo trabajo diario y la misma belleza que los empleados. Una de las graves crisis de nuestro tiempo es la pérdida de contacto de los empresarios con el trabajo».

Atención a la brecha salarial

«Si la brecha entre los salarios más altos y los más bajos se hace demasiado grande, la comunidad empresarial se enferma, y pronto la sociedad se enferma. Adriano Olivetti, un gran colega suyo del siglo pasado, había puesto un límite a la diferencia entre los sueldos más altos y los más bajos, porque sabía que cuando los sueldos y los salarios son demasiado diferentes, se pierde el sentido de pertenencia a un destino común en la comunidad empresarial, no se crea empatía y solidaridad entre todos; y así, ante una crisis, la comunidad laboral no responde como podría, con graves consecuencias para todos».

Protagonistas de la sociedad

«Los grandes retos de nuestra sociedad no se superarán sin buenos empresarios, y esto es cierto. Os animo a sentir la urgencia de nuestro tiempo, a ser protagonistas de este cambio de época. Con tu creatividad e innovación puedes crear un sistema económico diferente, en el que la protección del medio ambiente sea un objetivo directo e inmediato de tu acción económica. Sin nuevos emprendedores, la tierra no resistirá el impacto del capitalismo, y dejaremos a las próximas generaciones un planeta demasiado herido, quizás inhabitable».
Comentarios
tracking