07 de diciembre de 2022

Llevar en la vía pública la vestimenta religiosa es un acto revolucionario

Llevar en la vía pública vestimenta religiosa es un acto revolucionarioArchidiócesis de Valladolid

Luis Argüello asegura que llevar alzacuellos es ahora un gesto revolucionario

En la homilia del pasado domingo 25 de septiembre, el arzobispo de Valladolid dijo que hoy en día decidirse por el sacerdocio es totalmente revolucionario y contracultural

Este domingo, durante la ordenación de dos nuevos diáconos, el arzobispo de Valladolid, Luis Argüello, ha pedido recuperar el alzacuellos y la vestimenta religiosa en la vía pública.
Hacer lo sobrenatural presente en las calles, en el día a día de las personas, vistiendo la ropa propia de consagrados y religiosos es en nuestro tiempo lo verdaderamente revolucionario.
Argüello felicitaba a los nuevos diáconos que incorporarán en su vida la vestimenta religiosa, destacaba el hecho de «poder llevar un vestido clerical, un distintivo para que se vea en la plaza pública que sois hombres consagrados al Señor».
El arzobispo remarcaba que «hubo un tiempo en el que la novedad pareció que tenía que ver con quitarnos la sotana y el clergyman. Hoy hay un tiempo en el que seguramente lo revolucionario, lo novedoso, la presencia de lo sobrenatural en las calles y las plazas, sea que los frailes lleven hábito, que las monjas sean reconocibles, y que los que hemos sido ordenados también lo seamos».
Según la propia experiencia del Arzobispo, llevar la vestimenta propia de un sacerdote, puede ayudar a muchas almas, recordaba que en sus viajes en tren de Valladolid a la capital, al reconocerle como tal «las personas que han querido hablar conmigo y confesarse».
Recordó también a los nuevos diáconos la dimensión tan contracultural de su promesa de celibato, especialmente en estos tiempos, que son un «momento de banalización extraordinaria de la sexualidad, en un momento en el que la esponsalidad ha perdido su sitio, vosotros prometéis vivir en el amor célibe, dando testimonio de que con la gracia de Dios es posible, como también es posible el matrimonio para toda la vida, como también es posible una fidelidad entre el hombre y la mujer para toda la vida»
Comentarios
tracking