10 de diciembre de 2022

Una farmacia cuelga un cártel de falta de test de antígenos ante el aumento de la demanda

Una farmacia cuelga un cártel de falta de test de antígenos ante el aumento de la demandaEFE

COVID-19

La especulación de test de antígenos impulsa la necesidad de regular su precio

Varios sectores piden que se establezcan máximos en el precio de las pruebas para la detección del coronavirus

Estas navidades, los españoles hemos aprendido por las malas la ley de la oferta y la demanda en el mercado de pruebas de antígenos. El mismo test que en una farmacia costaba cuatro euros, valía 12 en la de al lado. Si preguntábamos en la siguiente, el precio era de seis euros. Ante esta situación, varios sectores han pedido la regulación de los precios, algo que el Gobierno rechazó en su momento y no parece dispuesto a retomar a pesar de los grandes desequilibrios que se están produciendo.
En julio de 2021, el Gobierno autorizó la venta de test de antígenos en las farmacias españolas. En ese momento, el Ejecutivo no entró a regular su precio al entender que resultaban asequibles en comparación con otros países de nuestro entorno.
Sin embargo, han pasado seis meses y, mientras que en Europa han bajado los precios considerablemente, en España no han parado de subir, influenciados por la gran demanda consecuencia de la cercanía de las celebraciones navideñas.
Estas navidades se podrían encontrar pruebas de antígenos en las farmacias por precios que iban desde los cuatro a los doce euros. Y por no hablar de la reventa online que se ha organizado alrededor de estos test. En Wallapop, por ejemplo, estas pruebas se ofrecían por 50 euros, eso sí, realizadas por un colegiado que se desplazaba a los domicilios.
Así, desde varios sectores se ha pedido la intervención del Gobierno para evitar con los precios desorbitados y las prácticas abusivas que ya se produjeron con el mercado de venta de mascarillas al inicio de la pandemia. El Consejo General de Enfermería pidió la semana pasada al Gobierno la regulación de los precios tras observar «perplejos» cómo en algunos establecimientos «se había aumentado el coste en más de la mitad en solo dos días».
Rubén Sánchez, secretario general de FACUA, explica a El Debate que el Gobierno podría poner precios máximos a estos test como hizo en su momento con las mascarillas. De hecho, esta asociación de consumidores ya pidió regular los precios de cualquier prueba de detección de la COVID-19 y Sanidad se negó. «En su real decreto, el Gobierno dejaba en manos de las CC.AA. que marcaran los precios máximos. Ni el Ministerios ni las comunidades lo han hecho y eso ha favorecido la especulación», comenta Sánchez.
Este último punto no es del todo cierto, ya que Baleares sí reguló los precios de las pruebas de PCR y los test de antígenos, estableciéndolos los máximos en unos asequibles 75 y 30 euros respectivamente.
La altísima demanda ha provocado un desabastecimiento y, por la ley de la oferta y la demanda, se han producido estos grandes desequilibrios. ¿Quién está sacando tajada? «Especulan los fabricantes, los distribuidores y exportadores, alguna farmacia… Cualquier elemento de la cadena de producción, distribución y venta puede haber especulado y eso ha derivado en estas diferencias tan descomunales, porque el precio de un test de antígenos no debería costar ni un euro, por lo barato que es producirlo», denuncia Sánchez.
Comentarios
tracking