01 de diciembre de 2022

El objetivo de las vacunas es proteger frente a síntomas más graves de la enfermedad

La llegada de una vacuna universal contra la covid podría estar cerca.AFP

Coronavirus

La vacuna universal contra la COVID-19 cada vez está más cerca

El pasado 31 de enero de 2020 se detectó en España el primer caso de coronavirus. Fue un paciente alemán ingresado en La Gomera que dio positivo en coronavirus. Su estado era «leve» y se contagió, presuntamente, al contactar en Alemania con un infectado. Nueve días después se detectó otro caso de la COVID-19 en Palma. No fue hasta el 24 de febrero cuando el virus saltó a la península, detectando los primeros casos en la Comunidad de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana.
Desde aquel entonces, las farmacéuticas de Pfizer y Moderna comenzaron a investigar y crear vacunas para minimizar hospitalizaciones y muertes. Finalmente, salieron a la luz cuando la variante Delta era dominante en la mayor parte del mundo, y lograron salvar muchas vidas con dos inoculaciones. El panorama cambió cuando en noviembre de 2021 apareció una nueva variante en Sudáfrica con más de 55 mutaciones, la OMS la denominó ómicron.
Tras varias investigaciones, los expertos se percataron de que las vacunas no tenían tanta efectividad contra ómicron, por ello consideraron que era necesaria una nueva dosis, la denominada por los sanitarios dosis de recuerdo. Esto sucede cuando las variantes poseen muchas mutaciones de la proteína espiga de la variante original de la covid, ya que la vacuna solo reconoce al 100 % la proteína principal del virus original.

Ensayos clínicos de la vacuna universal

Al ver la reacción de las vacunas ante ómicron, Moderna y Pfizer comenzaron a ensayar una nueva vacuna contra la variante sudafricana, pero se dieron cuenta de un problema: el virus muta a una velocidad vertiginosa. Al darse cuenta de esto, muchos científicos e investigadores comenzaron a estudiar y preparar una vacuna universal contra el coronavirus, denominada «pan coronavirus», capaz de paliar los daños de todos los coronavirus humanos, incluso los que causan resfriados comunes.
Lograr esto es  un reto complicado, pero no imposible:. «Tomará años desarrollar estas vacunas, pero se necesitan enfoques innovadores para inducir una protección amplia y duradera contra los coronavirus conocidos y aún desconocidos», recalcó Anthony Fauci, inmunólogo, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos y asesor de la Casa Blanca para la pandemia.
Los creadores de vacunas tienen dos cosas claras, la primera es la gran capacidad de mutación que tiene el virus y la segunda está ligada a la estabilidad del virus. Deben estudiar qué proteínas o componentes del virus se mantienen estables en todas las cepas y hacer un estudio sobre ellas para lograr resultados prometedores.
«Crear una vacuna contra todos los coronavirus potencialmente peligrosos es posible, pero ni siquiera está claro cómo podría lograrse», advierte la bióloga estructural del Instituto de Tecnología de California, Pamela Bjorkman, que está tratando de desarrollar una vacuna de este calibre.
La vacuna de la bióloga está formada por varias partes del virus, su función sería bloquear la infección causada por el virus y estimular así la creación de anticuerpos. En breve comenzará sus pruebas en Reino Unido.

Una vacuna contra todas las variantes 

El Ejército de Estados Unidos ensaya una vacuna que sea capaz de dar una potente respuesta ante todas las variantes que hay y vayan surgiendo. Los estudios preclínicos se realizaron en primates. El Instituto de Investigación del Ejército Walter Reed publicó recientemente los resultados de la nueva vacuna estadounidense llamada nanopartícula de ferritina.
Esta vacuna se conseguirá a través de la tecnología que permitió la creación de vacunas universales contra la gripe. La partícula encargada de inmunizar al cuerpo ante el virus es la Nanopartícula de Ferritina, compuesta por 24 caras con copias añadidas del coronavirus cero.
Los resultados son muy prometedores. El pasado abril se realizó la prueba de Fase uno en 72 adultos entre 18 y 55 años. Se comprobó que funcionaba, pero aún no estaba la variante ómicron entre la población. Ahora el equipo científico está a la espera de que se empiece la fase dos y tres con más participantes para poder confirmar la seguridad y eficacia ante las nuevas variantes que vayan surgiendo. La vacuna contará, como han explicado, de una dosis doble a los 28 días de haberse inoculado la primera dosis y una de recuerdo a los seis meses.
Comentarios
500 Internal Server Error

500 Internal Server Error


nginx
500 Internal Server Error

500 Internal Server Error


nginx
tracking