07 de diciembre de 2022

Si el colchón está en malas condiciones no descansarás bien

Si el colchón está en malas condiciones no descansarás bienFreepick

Cinco señales en tu cuerpo y en tu casa que indican que debes cambiar de colchón

En caso de que el vendedor no se encargue de retirar tu antiguo colchón puedes recurrir a los servicios municipales de recogida de basuras

Descansar adecuadamente es fundamental para tener energía durante el día. A lo largo de nuestra vida pasamos de media de 20 a 25 años durmiendo, por lo que es muy importante tener en cuenta cuándo cambiar el colchón y qué hacer con él después, ya que no somos los únicos seres vivos que descansamos en ella, los ácaros –entre otros– te acompañan.
Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) un buen colchón dura una media de ocho a diez años, algo más de 3.000 noches de uso, pero es posible prolongar su ciclo de vida si lo cuidas bien y es buena la calidad de su fabricación y de sus materiales.
Es verdad que no hay una fórmula exacta para saber cuándo hay que renovar el colchón, pero es necesario saber que no todos duran lo mismo. Es decir, si una persona suda mucho o se ha comprado en la niñez y aún no se controlaba la orina, el colchón se va a estropear antes. Además, en el caso de poseer una segunda vivienda el colchón durará más, puesto que no se visita a diario.
Sea como fuere, los colchones se deterioran con el uso normal. Aunque no llegue a resultarte incómodo, un colchón demasiado antiguo puede adaptarse peor, haberse deformado o ser menos higiénico debido a las células muertas que se acumulan en él.

Claves para saber cuándo cambiarlo

Aunque, como hemos dicho anteriormente, no hay ninguna ciencia exacta para saber cuándo cambiar el colchón, la OCU frece cinco claves que podrían darte un aviso de que ha llegado el momento de cambiarlo.
Un colchón debe ser cómodo para facilitarte el descanso. Por ello, si no descansas bien y cada vez es más incómodo debes ir mirando nuevos. Los niveles de confort descienden con el tiempo, ya que empieza a disminuir su forma y firmeza.
Es muy probable que durmiendo, y más con las olas de calor, se sude. Por eso, si el colchón comienza a oler mal y no se elimina cambiando las sábanas o el edredón también hay que cambiarlo.
Tal y como publica la Organización, los colchones viejos pueden convertirse en un semillero de ácaros del polvo, bacterias, moho y otros alérgenos. Si eres sensible a estos elementos, prueba con una buena limpieza del colchón. Si no funciona, un colchón nuevo puede ser la solución.
Si el colchón se hunde y no es capaz de enderezarse al rotarlo, es una señal de que los muelles han cedido y la espuma se ha ablandado.
Además, si un colchón suena demasiado o rebota más de la cuenta es una señal clara de que le ha llegado la hora.

Así debes deshacerte de tu colchón viejo

Un colchón usado es un residuo voluminoso y contiene materiales que se pueden reciclar, como fibras naturales, el acero de los muelles o la tela que lo recubre. Lo que no puedes hacer es tirarlo sin más. Hay varias formas de deshacerse de él sin ensuciar la vía pública ni dañar el medio ambiente
Otra opción es pedirle al vendedor del nuevo que se lo lleve. Si vas a comprarte un colchón, puedes pedirle al vendedor que retire el viejo. Sin duda es el sistema más cómodo porque en el momento que recibes el colchón nuevo, te deshaces del anterior, sin necesidad de guardarlo en casa ni tener que trasladarlo.
A diferencia de lo que ocurre con los electrodomésticos, por ahora los comercios no están obligados por ninguna normativa a retirar los colchones antiguos. Pero muchos de ellos ofrecen este servicio, especialmente las tiendas físicas (no tanto las tiendas online), así que no dudes en preguntarlo cuando vayas a comprar el colchón nuevo.
En caso de que el vendedor no se encargue de retirar tu antiguo colchón puedes recurrir a los servicios municipales de recogida de basuras.
De acuerdo con la nueva Ley de Residuos publicada en abril 2022, los fabricantes son responsables de la gestión de los residuos que generan y deberán hacer una gestión específica para 2025. Esto implica que para entonces deberán ser recogidos de forma separada en los municipios. Mientras tanto, en muchas ciudades y pueblos ya los están recogiendo. Si tienes dudas, pregunta en tu ayuntamiento.
En algunos municipios, el ayuntamiento tiene unos días fijos para la recogida de objetos voluminosos: cuando llegue la fecha, tendrás que sacar el colchón y dejarlo en la calle para que lo recojan. En otras localidades, se solicita la recogida a demanda llamando al ayuntamiento, donde te dirán qué día pasan a llevárselo.
Si quieres tirar de primera mano el colchón o tu ayuntamiento no dispone de servicio de recogida de objetos voluminosos debes acudir a un punto limpio. Si no sabes donde está no hay problema, puedes acceder a internet y buscar el punto limpio más cercano a tu localidad.
Comentarios
tracking