Fundado en 1910

02 de marzo de 2024

Un grupo de persona espera una cola durante la entrega de ropa de abrigo y zapatos nuevos a niños vulnerables

Un grupo de persona espera una cola durante la entrega de ropa de abrigo y zapatos nuevos a niños vulnerablesEuropa Press

España tiene 12,3 millones de personas en situación de pobreza, con una «enorme» brecha entre regiones

El informe revela que si no hubiera ninguna transferencia pública a los hogares, el 44,5 % de la población española estaría en riesgo de pobreza

España debería tener 2,1 millones de personas menos en situación de pobreza y exclusión social para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), según el Informe 'El Estado de la Pobreza en las Comunidades Autónomas', elaborado por la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES).
«Para cumplir, deberíamos tener 10,2 millones de personas en AROPE, sin embargo tenemos 12,3 millones, estamos sobrepasados en 2,1 millones», ha advertido el responsable de Investigación de EAPN-ES, Juan Carlos Llano, este lunes, durante la presentación del estudio, en la sede de la Fundación ONCE de Madrid.
Pese a este dato, el informe pone de relieve que la pobreza y la exclusión social se redujeron en todas las comunidades autónomas en el año 2022 con respecto al año anterior. En total, había 12,3 millones de personas en esta situación, el 26 % de la población, 800.000 personas menos que el año anterior.
No obstante, la mejora sigue siendo «insuficiente», según EAPN-ES, pues el país está «aún lejos» de cumplir los objetivos establecidos en la Agenda que, en su meta 1,2, establece que en 2030 se debe haber reducido «al menos a la mitad la proporción de hombres, mujeres y niños de todas las edades que viven en la pobreza en todas sus dimensiones con arreglo a las definiciones nacionales». Para el caso de España, esto significa que en 2030 debería haber como máximo unos 6,6 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión.

Desigualdad entre norte y sur

Además, el informe constata que se mantiene una «enorme» brecha de desigualdad entre las regiones del norte y el sur de España. Los datos reflejan una división de España en «dos mitades» y, aunque constata «un proceso de reducción» de la desigualdad territorial desde 2016, apunta que «es todavía muy insuficiente» pues las tasas AROPE y de Privación Material y Social Severa (PMSS) regionales más elevadas multiplican por 2,5 y por 3, respectivamente, a las más bajas.
En concreto, el informe destaca que, en 2022, en las regiones del sur, es decir, Extremadura, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía, Canarias, Ceuta y Melilla, la tasa AROPE alcanzaba al 33,1 % de la población residente (cerca de 5,5 millones de personas), cifra que se reduce casi al 20,5 % (6,8 millones de personas) para aquellas que viven en la mitad norte del país.
Respecto a la pobreza severa, es decir, las personas que viven en hogares con ingresos inferiores a 6.725 euros por unidad de consumo al año (560 euros al mes), en 2022 había en España un total de 4,2 millones de personas en esta situación, es decir, el 8,9 % de la población.
Con respecto a las regiones, la tasa de pobreza severa disminuyó en el último año en la gran mayoría de CC.AA., excepto en Navarra, País Vasco y Castilla y León. A pesar de la mejora, en algunas regiones la tasa de pobreza severa afecta a más de una décima parte de su población: Andalucía (14,4 %), Canarias (13,2 %), Murcia (11,6 %) y Extremadura (10,2 %).
Atendiendo al indicador de la privación material y social severa, el estudio muestra que cinco comunidades han visto deteriorada su situación: Navarra, Castilla-La Mancha, Extremadura, Galicia y Andalucía. Sin embargo, pese a la mejora generalizada, se mantiene la «brecha» norte-sur.
Por ejemplo, respecto a la capacidad para mantener la vivienda a una temperatura adecuada, en 2022, un 17,1 % de la población nacional se encontraba en esta situación, frente al 14,3 % de 2021 y 10,9 % en 2020. Todas las comunidades autónomas a excepción de Aragón, la Región de Murcia y La Rioja han empeorado su situación, siendo Extremadura y Andalucía las que presentan unas cifras mayores, con el 23,1 % y el 21 %, respectivamente.

Sin vacaciones

Una tendencia similar se aprecia en el indicador de las personas que no pueden permitirse vacaciones al menos una semana al año. Pese a las mejoras de Andalucía, Canarias y la Región de Murcia, estas CC.AA. tienen, junto con Extremadura, los mayores porcentajes: 45,4 %, 40,2 %, 42,3 % y 42 %.
El informe también evalúa el valor de la tasa de riesgo de pobreza real y el que existiría en una sociedad sin acción del Estado. Así, del estudio se desprende que, si no hubiera ninguna transferencia pública a los hogares, ni las que corresponden a pensiones, el 44,5 % de la población española estaría en riesgo de pobreza, unos 11,3 millones de personas pobres más de las que se registran en realidad.
En términos de la tasa de riesgo de pobreza, EAPN-ES destaca que en Cantabria, Baleares, Galicia, Canarias, Extremadura y País Vasco, las transferencias reducen entre un 30 % y un 39 % el valor que tendría la tasa de pobreza si no existieran esas aportaciones; mientras que en la Comunidad de Madrid, Castilla y León, La Rioja, Región de Murcia, Castilla-La Mancha, Aragón y Andalucía, las transferencias la reducen entre un 21 % y un 25 %.
En este sentido, el presidente de EAPN España y EAPN Europa, Carlos Susías, ha animado a todos los partidos políticos a que apliquen políticas de desarrollo económico y destinen dinero a protección social. «Son rentas que van directamente al comercio o a la economía de proximidad, no se queda en las familias, no va ni a comprar un yate ni a una cuenta en Suiza, va a la economía de proximidad y ayuda al crecimiento económico», ha destacado Susías.
Pese a esta «preocupante» realidad, EAPN-ES lamenta que en la campaña electoral para las próximas elecciones autonómicas y municipales se está hablando «muy poco» de los problemas de las personas en situación más vulnerable.
En cualquier caso, desde EAPN-ES se muestran optimistas ante la reducción de los indicadores de pobreza porque, tal y como ha precisado Juan Carlos Llano, «en un año, de una tacada, se han recuperado 12 años» de forma que las personas que estaban en situación de pobreza severa han pasado a estar en situación de pobreza, y los que estaban en pobreza, han salido de ella.
En esta línea, Carlos Susías ha apuntado que están viendo que «hay posibilidades de que la pobreza empiece a bajar por debajo de la punta que había alcanzado con la covid».

Temas

Comentarios
tracking