Fundado en 1910

17 de julio de 2024

Una joven se abanica ante una fuente en el centro de la ciudad de Valencia

Una joven se abanica ante una fuente en el centro de la ciudad de ValenciaEFE

Comienza un verano que promete ser «muy cálido»: estas son las recomendaciones para sobrellevarlo

Los expertos y las autoridades emiten, como cada año, una serie de consejos para evitar golpes de calor y otras afecciones provocadas por las altas temperaturas

El pasado jueves comenzó un nuevo verano, que se prolongará durante tres meses, en concreto hasta el 22 de septiembre. Los pronósticos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) auguran que la estación será muy probablemente más cálida de lo normal en toda España.

En la mayor parte de la Península y en Baleares podría situarse entre el 20 % de los veranos más cálidos registrados. En cuanto a las precipitaciones, el trimestre podría ser más seco de lo habitual, especialmente en el norte de la Península y zonas del interior, aunque en el caso de las precipitaciones hay que tomar el pronóstico con «cautela», según el organismo público.

Con esto, es muy probable que el resultado sea otro verano tórrido con más de una ola de calor y valores superiores a los 40 grados en buena parte del país. Por ello, es conveniente recordar algunas de las recomendaciones habituales para sobrellevar el calor y, sobre todo, prevenir que las altas temperaturas deriven en problemas de salud.

Las autoridades y los médicos emiten –como cada año– una serie de recomendaciones que, aunque son aplicables a todo el mundo, deberán prestar especial atención las personas mayores, los discapacitados y los menores de cinco años, así como todo aquel que tenga enfermedades crónicas o quienes realicen trabajos físicos en el exterior.

El Ministerio de Sanidad, entre otras administraciones, ha hecho público un decálogo en el que hace las siguientes recomendaciones:

  • Beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que se realice.
  • Evitar las bebidas con cafeína, alcohol o muy azucaradas, ya que pueden favorecer la deshidratación.
  • Permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados, y refrescarse cada poco tiempo.
  • Reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas centrales del día.
  • Usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar.
  • No dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado, especialmente a menores de edad, mayores o con enfermedades crónicas.
  • Es recomendable consultar a un profesional sanitario ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas.
  • Mantener las medicinas en un lugar fresco; el calor puede alterar su composición y sus efectos.
  • Hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor, como pueden ser ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.

De igual manera, los profesionales recomiendan protegerse del sol con gorras o sombreros y vestir de colores claros. Aun así, los médicos insisten en el uso de la crema solar, que además de proteger la piel de los efectos del sol contribuye a no sufrir un golpe de calor.

Por todo ello es aconsejable evitar pisar la calle en las horas centrales del día y refugiarse en casa. Para mantenerla fresca, hay que bajar las persianas durante el día y cerrar las ventanas para abrirlas durante la noche, cuando en la calle ya refresca. Asimismo, es importante usar los toldos en caso de contar con ellos para evitar que los rayos del sol incidan directamente en nuestras ventanas y muros.

En materia alimentaria, con las altas temperaturas es esencial que conservemos las comidas en el frigorífico, ya que las altas temperaturas favorecen el crecimiento de microorganismos en los alimentos y la cadena del frío se puede romper más fácilmente, provocando que los alimentos se estropeen con más rapidez y que, al ingerirlos, sea peligroso para nuestra salud.

Síntomas de un golpe de calor

Tal y como informan desde el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, una de las comunidades más afectadas por las altas temperaturas, hay que prestar atención ante cualquier síntoma de estar padeciendo un golpe de calor. Entre ello está la elevación de la temperatura corporal alcanzando o superando los 40 ºC, presentar sobrecalentamiento en la piel, así como enrojecimiento y sequedad además de dolor de cabeza intenso.

A esto se añade a menudo fatiga, hiperventilación, náuseas, vómitos o diarrea. Igualmente, puede presentar una alteración del estado mental, convulsiones, delirio, incluso coma. La primera manifestación, advierten, puede ser la pérdida del conocimiento.
Comentarios
tracking