10 de agosto de 2022

Así quedó la torre de televisión de Kiev tras el bombardeo del Ejército ruso

Así quedó la torre de televisión de Kiev tras el bombardeo del Ejército rusoEFE

Nuevas frecuencias

La radio de onda corta vuelve en periodo de guerra

La BBC revisa esta táctica que se popularizó durante la II Guerra Mundial o la Guerra Fría para evitar el telón de acero por dificultad de ser interferida

El director general de la BBC, Tim Davie ha tenido que utilizar estos días aquello de que «la verdad es la primera víctima de la guerra». La invasión de Rusia en Ucrania ha devuelto a Europa a momentos de la II Guerra Mundial. Uno de ellos es el momento en el que un proyectil ruso impactó en la torre de radio y televisión de Kiev.
La BBC es un referente informativo mundial y, en especial, durante la última semana de febrero con casi 4 millones de visitantes a su web desde Ucrania. Rusia también es un público recurrente con más de 10 millones de visitas en ese mismo periodo.
La BBC vive un delicado momento desde el instante en el que Maria Zakharova, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo durante una sesión informativa que «la BBC desempeña un papel determinado en socavar la estabilidad y la seguridad de Rusia».
Por este motivo el medio de comunicación británico está revisando una táctica de transmisión de la II Guerra Mundial denominada onda corta. Un sistema que utiliza frecuencias de radio que pueden viajar a largas distancias y ser accesibles desde radios portátiles. La idea es enviar información desde Kiev en este formato durante cuatro horas al día.

La emisión en onda corta de la BBC en los conflictos bélicos ha sido de gran ayuda para conocer la evolución de los acontecimientos, sobre todo, a los corresponsales de guerraJosé María Legorburu, profesor titular de Radio y Pódcast de la Universidad CEU San Pablo

José María Legorburu es profesor titular de Radio y Pódcast de la Universidad CEU San Pablo y explica que «el Servicio Mundial de la BBC es un clásico de esta corporación audiovisual pública británica. Lleva emitiendo desde 1932, inicialmente, con el objetivo de unir e informar a todos los territorios de la Commonwealth, por entonces, el imperio británico. De Servicio Imperial, paso a denominarse Servicio Exterior (1940) y, más recientemente (1988), Servicio Mundial, con un marcado carácter de difusión del idioma y la cultura del Reino Unido. Durante la Segunda Guerra Mundial y los conflictos bélicos de las últimas décadas ha sido de gran ayuda para conocer la evolución de los acontecimientos, sobre todo, a los corresponsales de guerra, que podían acceder a información escuchándola sobre el terreno, sin necesidad de Internet o de suministro eléctrico, pues los receptores suelen ser a pilas».

¿Cómo funciona la onda corta?

El profesor Legorburu aclara que la clave de este sistema es que «no emite horizontalmente, sino que proyecta las ondas sobre la ionosfera y estas rebotan sobre el lugar del globo que se desee, siendo diferente la escucha por la noche (mejor) que por el día, debido a la radiación solar. También es distinta la propagación de las ondas en invierno que en verano. A cambio de las grandes distancias que recorre, la calidad de sonido no es demasiado buena. A partir de ahí, como la radio no conoce fronteras y no es fácil de interferir, puede ser escuchada con un aparato receptor que disponga de esa banda.
Precisamente la velocidad a la que avanza la tecnología hace que esos receptores empiecen a escasear, José María Legorburu aclara que «hasta los años 80 era muy común que cualquier radiocasete o transistor de cierto porte dispusieran de tres bandas: OM (onda media), FM (frecuencia modulada) y SW 1 y 2 (onda corta). Anteriormente, era muy común. De hecho, los propios diales de las radios antiguas marcaban los puntos donde se podían sintonizar las emisoras de cada país».

La Pirenaica

La onda corta se ha utilizado a lo largo de la historia bélica para evitar la censura de los países en conflicto. Su uso se extendió durante la guerra del Golfo; para enviar códigos a los espías en Corea del Norte o para lanzar mensajes que evitaran el telón de acero durante la Guerra Fría.
«Hay muchas razones para emitir en onda corta», asegura Legorburu, «la primera de todas, sobre todo, durante la Guerra Fría, fue la propaganda política, tanto del bloque occidental hacia el oriental, como a la inversa. Ejemplo de ello fueron las emisiones de Radio Liberty (que tenía un centro emisor en Gerona) y Radio Free Europe y, a la inversa, Radio Moscú. En el caso de nuestro país, Radio España Independiente –también conocida como La Pirenaica- emitía mensajes contra la dictadura de Franco, pues estaba promovida por el Partido Comunista de España (PCE). También se ha utilizado con una misión evangelizadora, como es el caso de Radio Vaticana».
La BBC dejó de emitir en onda corta de sus medios de comunicación hace 14 años, pero ahora valora volver a ponerla en funcionamiento en vista de que la tecnología es fácilmente censurable.
Comentarios
tracking