Fundado en 1910

17 de julio de 2024

Imagen de archivo de una urna electoral en unos comicios en Andalucía

Imagen de archivo de una urna electoral en unos comicios en AndalucíaEFE

Elecciones 28-M

¿Por qué no se puede votar online en España?

El voto electrónico quedó descartado en 2019 por el riesgo tecnológico que implica para la democracia

Cada cuatro años, incluso cada menos tiempo, España se prepara para afrontar unas elecciones municipales, autonómicas o generales. De este proceso dependen muchas estructuras los siguientes cuatro años y es pilar fundamental sobre el que se rigen las democracias.

Unas elecciones bajo sospecha como pasa en Venezuela o en Rusia pondría en duda la relación de ese país con el resto del mundo a nivel económico, cultural, social… el impacto negativo sería de proporciones colosales.

Elecciones 2023

En 2023 España celebrará elecciones autonómicas y municipales el 28 de mayo y generales en algún momento de noviembre. Una legislatura más, los españoles se preguntan por qué no pueden votar online, igual que hacen la renta, pagan multas o piden subvenciones.

La relación electrónica con la Administración también es lenta, pero, al menos, permite iniciar los procedimientos y que sea el tiempo y la falta de funcionarios la que den respuesta al cabo de los años.

Votar es mucho más peligroso. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca estuvo sembrada por la duda de que Rusia había interferido. Al no poder hacerlo directamente en el voto, porque también es un proceso manual, lo hicieron en las redes sociales con campañas repletas de fake news en favor del empresario y contra Hilary Clinton. Algo parecido a lo que ocurrió en Cataluña con el referéndum del 1-O.

En 2019 se volvió a plantear en España un sistema de voto electrónico, pero el miedo a injerencias externas y a ciberataques masivos hizo que se desechara esa opción. Además, sería necesario cambiar la ley electoral para acordar qué pasa con un voto electrónico si la misma persona que lo emite decide ir a las urnas y cambiarlo. Un acuerdo político imposible a todas luces en vista de la tensión que se vive en España.

Fraude electoral

El fraude electoral afloraría con el voto telemático porque los componentes de la mesa electoral que dan fe de ese voto ya no podrían hacerlo y todo pasaría por auditorías tecnológicas que sembrarían de dudas la sociedad.

El voto secreto tampoco estaría claro. Siempre hay ojos en internet que lo ven todo, lo saben todo y lo siguen todo. Nadie puede pensar que navega por la red con total privacidad, aunque se pueden tomar medidas.

La Web2 es un sistema centralizado en manos de unas pocas empresas que necesitan conocer los hábitos de sus clientes. El futuro es la Web3, totalmente descentralizada donde cada usuario controlará sus datos y las cadenas de bloques darán transparencia y privacidad a lo que ocurre en internet.

Quizá, ese sea el momento de implantar el voto electrónico y facilitar este sistema a los emigrantes, siempre maltratados en jornadas electorales o a las personas con discapacidad. Pero también ahorraría costes y se evitaría movilizar a tanta gente con la apertura de colegio, la compra de urnas y millones de papeletas. También el recuento manual sería mucho más efectivo y los votos nulos desaparecerían.

Comentarios
tracking