Fundado en 1910

20 de julio de 2024

.

Wikimedia Commons

Ciencia

Un estudio científico incluye al 'bot' ChatGPT como autor del mismo

La decisión ha sido duramente cuestionada por parte del sector

Si existe una herramienta digital que en los dos últimos meses ha puesto patas arriba no solo el mundo educativo, sino también científico o académico, esa es sin duda ChatGPT. El bot conversacional desarrollado por la empresa californiana OpenAI es capaz de responder a casi cualquier pregunta al momento con un alto grado de coherencia, rigor y creatividad.

Pero no siempre acierta, y es por ello que un grupo de investigadores ha querido poner a prueba su eficiencia al someterlo al Examen de Licencias Médicas de Estados Unidos (USMLE), plasmando los resultados en un artículo científico en el que el nombre de la propia herramienta ha sido incluido junto al de los otros 11 autores de la start-up de atención médica de Ansible Healt. Una decisión que, sin embargo, no ha hecho mucha gracia en el sector.

No es la primera vez que ChatGPT se cuela como firmante en un trabajo de estas características y, de hecho, ha habido casos realmente graves de artículos periodísticos redactados por el bot y plagados de errores. Pero para Springer Nature, una de las grandes editoriales científicas del mundo, el hecho de incluirlo como signatario son, pese a ser el eje central del estudio, palabras mayores (no tiene problema, en cambio, en que ayude a escribirlos).

No solo la empresa editora ha vertido sus críticas contra una decisión que los autores describen como «intencionada» y «muy meditada». Otros usuarios y expertos la han tachado de «profundamente estúpida» porque, argumentan, un modelo de lenguaje de estas características «no puede tener las responsabilidades morales de un autor». Una postura que choca con la de los investigadores, quienes explican que «la razón por la que lo enumeramos como autor fue porque creemos que realmente contribuyó intelectualmente al contenido del artículo y no solo como un tema para su evaluación». Y aunque ChatGPT, dicen, no ha formado parte del «rigor científico predominante y las contribuciones intelectuales», sí que ha contribuido de la misma forma que lo haría «un autor medio».

Comentarios
tracking