Fundado en 1910

28 de mayo de 2024

Despegue de la nave japonesa hacia la Luna

Despegue de la nave japonesa hacia la LunaAFP

La sonda de Japón llega a la Luna y se convierte en el quinto país en alcanzar el satélite

El país nipón se convierte en la quinta nación en lograr un alunizaje exitoso después de Estados Unidos, la Unión Soviética, China e India

El módulo Moon Sniper de Japón se ha posado en la superficie de la Luna este viernes, situando al archipiélago asiático en el selecto grupo de países en conseguir un aterrizaje controlado en el satélite terrestre.
Con su misión Smart Lander for Investigating Moon (SLIM), Japón se convierte en la quinta nación en lograr un alunizaje exitoso después de Estados Unidos, la Unión Soviética, China e India.
Pero el módulo de alunizaje japonés, con una sonda rodante desarrollada por una empresa de juguetes, fue diseñado para hacerlo con una precisión sin precedentes. Para el alunizaje, apodada Moon Sniper (francotirador lunar, en español) por la agencia espacial JAXA, la nave se ha colocado en un radio de cien metros respecto al punto de referencia fijado en la superficie del satélite, un margen mucho más estrecho de las zonas de aterrizaje habituales de varios kilómetros.
Este éxito revierte la mala racha del sector aeroespacial japonés, que acumula dos misiones lunares y varios lanzamientos de cohetes fallidos. Como hizo India por primera vez en agosto con su programa espacial de bajo coste, la misión japonesa tiene como objetivo el polo sur de la Luna, muy poco explorado.
Un alunizaje seguro del Moon Sniper sería «algo muy importante», dijo Emily Brunsden, profesora de astrofísica y directora del Astrocampus de la Universidad de York.
«La precisión de 'francotirador' del aterrizaje es un enorme salto tecnológico que permitirá diseñar misiones para abordar cuestiones de investigación mucho más específicas», explicó a la AFP.

El origen de la Luna

El módulo pretende investigar un cráter desde donde creen que podrán acceder al manto de la Luna, la capa interior bajo su corteza. «Las rocas expuestas aquí son cruciales en la investigación sobre el origen de la Luna y la Tierra», explicó a la AFP Tomokatsu Morota, profesor de la Universidad de Tokio especializado en exploración lunar y planetaria.
La precisión de la nave ha sido crucial para alunizar en ese terreno rocoso e irregular, que examinará con una cámara, señaló Morota. La agencia nipona JAXA ya había conseguido un aterrizaje de precisión sobre un asteroide, pero el reto es mayor en la Luna porque la gravedad es más intensa.
La misión también quiere aportar luz al misterio sobre la posible presencia de agua en el satélite, un factor clave para la eventual construcción de bases lunares. «La posibilidad de la comercialización lunar depende de si hay agua en los polos», indicó Morota.
La sonda esférica y metálica de la misión, con un tamaño algo mayor a una pelota de tenis y equipada con una cámara, fue desarrollada por JAXA junto a la empresa juguetera Takara Tomy. Más de 50 años después de que el ser humano llegara a la Luna, muchos países y empresas privadas intentan imitar la gesta.
Pero muchos terminan con naves estrelladas sobre el satélite, fallos de comunicación u otros problemas técnicos. Este mes, un módulo de alunizaje privado estadounidense tuvo que regresar a la Tierra por una fuga de combustible y la NASA pospuso los planes para enviar misiones tripuladas a la Luna de su programa Artemis. Rusia, China, Corea del Sur o Emiratos Árabes Unidos, entre otros, también intentan alcanzar el satélite terrestre.
El mismo Japón cuenta con dos misiones fallidas en su historial, una pública y otra privada. En 2022, el país insular envió sin éxito la sonda lunar Omotenashi como parte de la misión estadounidense Artemis 1. En abril, la empresa emergente ispace intentó convertirse en la primera firma privada en llegar a la Luna, pero perdió la comunicación con su nave después de un «aterrizaje duro».

Temas

Comentarios
tracking