Fundado en 1910

18 de julio de 2024

Albert Einstein, en una imagen de 1931

Albert Einstein, en una imagen de 1931©RADIALPRESS

Sale a la luz una nueva evidencia de una teoría de la gravedad más allá de Einstein

La técnica principal que el investigador utilizó en su investigación, la lente gravitacional, es un fenómeno predicho por la teoría de la relatividad general del físico alemán

Aunque hay teorías que se han mantenido en el tiempo durante años, es posible que no fuesen ciertas o que fuesen más allá de lo que realmente se descubrió. Esto acaba de pasar. Un grupo de investigadores ha hallado un nuevo punto de vista que puede remodelar nuestra percepción del cosmos. Esto ha corroborado las predicciones de la teoría de la gravedad modificada como alternativa a la presencia de materia oscura.

Científicos de la Universidad Case Western Reserve han descubierto que las curvas de rotación de las galaxias permanecen planas durante millones de años luz sin un final a la vista. Anteriormente, se creía que las curvas de rotación de las galaxias deben declinar cuanto más se mira hacia el espacio.

Tobias Mistele, investigador postdoctoral, fue pionero en una técnica revolucionaria que utiliza «lente gravitacional» para ahondar en el enigmático reino de la materia oscura.

Tradicionalmente, el comportamiento de las estrellas dentro de las galaxias ha desconcertado a los astrónomos. Según la gravedad newtoniana, las estrellas en los bordes exteriores deberían ser más lentas debido a la disminución de la atracción gravitatoria. Esto no se observó, lo que llevó a la inferencia de la materia oscura. Pero incluso los halos de materia oscura deberían terminar, por lo que las curvas de rotación no deberían permanecer planas indefinidamente.

El análisis de Mistele desafía esta expectativa, proporcionando una revelación sorprendente: la influencia de lo que llamamos materia oscura se extiende mucho más allá de las estimaciones anteriores, extendiéndose al menos un millón de años luz desde el centro galáctico. Un efecto de tan largo alcance puede indicar que la materia oscura, tal como la entendemos, podría no existir en absoluto.

«Este hallazgo desafía los modelos existentes», anotó en la nota de la Universidad, sugiriendo que existen «halos de materia oscura enormemente extendidos» o que necesitamos «reevaluar fundamentalmente nuestra comprensión de la teoría gravitacional».

Stacy McGaugh, profesor y director del Departamento de Astronomía en la Facultad de Artes y Ciencias, apuntó que los hallazgos de Mistele, programados para publicarse en Astrophysical Journal Letters, amplían los límites tradicionales.

La técnica principal que Mistele utilizó en su investigación, las lentes gravitacionales

La técnica principal que Mistele utilizó en su investigación, las lentes gravitacionalesUniversidad Case Western Reserve

«Las implicaciones de este descubrimiento son profundas», explicó McGaugh en el comunicado. Además, aseguró que no solo podría redefinir «nuestra comprensión de la materia oscura», sino que también «nos invita a explorar teorías alternativas de la gravedad, desafiando la estructura misma de la astrofísica moderna».

Poniendo patas arriba la teoría de Einstein

La técnica principal que Mistele utilizó en su investigación, la lente gravitacional, es un fenómeno predicho por la teoría de la relatividad general de Einstein. Básicamente, ocurre cuando un objeto masivo, como un cúmulo de galaxias o incluso una sola estrella masiva, dobla la trayectoria de la luz que proviene de una fuente distante. Esta curvatura de la luz ocurre porque la masa del objeto deforma la estructura del espacio-tiempo que lo rodea. Esta curvatura de la luz por parte de las galaxias persiste en escalas mucho mayores de lo esperado.

Como parte de la investigación, Mistele trazó lo que se llama la relación Tully-Fisher en un gráfico para resaltar la relación empírica entre la masa visible de una galaxia y su velocidad de rotación.

«Sabíamos que existía esta relación», dijo Mistele. «Pero no era obvio que la relación se mantuviera cuanto más lejos se vaya, comentó. ¿Hasta dónde persiste este comportamiento? Esa es la cuestión, porque no puede persistir para siempre», reconoció.

Mistele dijo que su descubrimiento subraya la necesidad de una mayor exploración y colaboración dentro de la comunidad científica, y el posible análisis de otros datos.

McGaugh destacó los esfuerzos hercúleos, aunque hasta ahora infructuosos, de la comunidad internacional de física de partículas para detectar e identificar partículas de materia oscura.

Así, pensó que «o los halos de materia oscura son mucho más grandes de lo que esperábamos, o todo el paradigma está equivocado». Además, justificó que la teoría que predijo este comportamiento de antemano es «la teoría de la gravedad modificada MOND, hipotetizada por Moti Milgrom como una alternativa a la materia oscura en 1983». Por lo tanto, afirmó, la interpretación obvia e inevitablemente controvertida de este resultado es que «la materia oscura es una quimera; tal vez la evidencia de ello esté apuntando a alguna nueva teoría de la gravedad más allá de lo que Einstein nos enseñó», concluyó.

Temas

Comentarios
tracking