30 de noviembre de 2022

Retrato de Hernán Cortés, expuesto en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Retrato de Hernán Cortés, expuesto en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid

Cultura e historia

El alcalde de Medellín reclama los restos de Hernán Cortés: «Nos preocupa la escalada del sentimiento antiespañol en México»

A punto de cumplirse 500 años de la conquista de México, España busca evitar que «su tumba sea saqueada y se pierda parte de nuestra Historia»

Estamos asistiendo a un revisionismo histórico paulatino y creciente, que se ha acelerado tras la muerte de George Floyd y el posterior movimiento Black Lives Matter. A lo largo y ancho de Occidente, especialmente en Estados Unidos y en Iberoamérica -aunque sus radio de acción se ha extendido a Europa-, estatuas y monumentos conmemorativos al descubrimiento de América son vandalizados, trasladados o directamente retirados.
En este contexto de creciente tensión nadie está a salvo, tampoco Hernán Cortés, uno de los líderes de la expedición que inició la conquista de México y que supuso el fin del imperio azteca. El deseo del conquistador era descansar en Nueva España, la tierra mexicana que adscribió a la Corona de Castilla, y aunque sus restos han sido trasladados en numerosas ocasiones, en la actualidad descansan en la iglesia contigua al Hospital de Jesús Nazareno, en Ciudad de México.
Vista del letrero que indica que allí permanecen los restos de Hernán Cortés en la iglesia de la Inmaculada Concepción, en la Ciudad de México.

Vista del letrero que indica que allí permanecen los restos de Hernán Cortés en la iglesia de la Inmaculada Concepción, en la Ciudad de México.EFE

Sin embargo, el creciente clima polarizado en cuanto a las cuestiones del colonialismo han llevado al alcalde de Medellín, en Badajoz, a solicitar que los restos mortales descansen en la ciudad que vio nacer al que fue el I marqués del Valle de Oaxaca. «Esta petición se deriva del revisionismo histórico que está teniendo lugar en gran parte del mundo, pero especialmente en México, en lo concerniente a la colonización y la conquista», ha explicado Valentín Pozo Torres en conversación con EL DEBATE.
El alcalde envió el pasado 12 de octubre, Día de la Hispanidad y jornada en la que tantas protestas y altercados se vivieron a este y el otro lado del océano, una carta a la embajadora de México en España, María Carmen Oñate Muñoz. En ella expresaba su preocupación por el destino de los restos del conquistador. La misiva informaba a Oñate de que era necesario recuperar lo que quedaba de Cortés ante la posibilidad de que su tumba fuese saqueada y se perdiese parte de la historia patria.
Sin embargo, la petición ha nacido más de un deseo de establecer una colaboración con la ciudad de México que como una reivindicación. «La carta fue motivada por la escalada del sentimiento antiespañol en México; no es una reclamación ni una exigencia: estamos realmente preocupados por su conservación, dado lo que está sucediendo en el resto del mundo», explica el alcalde socialista.
Este año se cumplen 500 años de la Conquista de México: la ciudad de Tenochtitlán cayó el 13 de agosto de 1521 en manos de los conquistadores españoles. Y Pozo Torres no se muestra confiado en el respeto a los símbolos de la alianza entre Iberoamérica y España: «La situación en México nos produce consternación, y no nos llegan mensajes tranquilizadores por su parte. Aunque aún no hemos recibido respuesta a la carta, el gobierno mexicano realiza continuamente alusiones a la necesidad de España de pedir perdón por la colonización de su territorio, una exigencia que no se comprende a este lado del Atlántico», asevera el político a este periódico. 
Valentín Pozo Torres, alcalde de Medellín, ante la estatua de Hernán Cortés situada en el pueblo de Badajoz

Valentín Pozo Torres, alcalde de Medellín, ante la estatua de Hernán Cortés situada en el pueblo de BadajozAyuntamiento de Medellín

México, cuna del «rencor»

De hecho, Indalecio Prieto, exministro republicano que pasó el exilio en el país caribeño, llegó a decir: «México es el único país de América donde no ha muerto el rencor originado por la conquista y la dominación. Matémoslo, sepultémoslo ahora aprovechando esta magnífica coyuntura». Fue justo el político el encargado de localizar los restos de Hernán Cortés, extraviados durante años, y localizarnos en la capital mexicana. «Prieto entendía que el debate y el enfrentamiento no habían finalizado, pero que debíamos trabajar en ponerles punto y final y continuar la alianza histórica y de fraternidad que ha caracterizado siempre las relaciones con México». Una historia de colaboración que, según Pozo Torres, debe alejarse de «la polemización sobre el pasado». Por eso su misiva no busca exigir la repatriación de los restos de Cortés, sino ponerse a disposición del gobierno mexicano en el caso de que quieran que abandonen su país.
En el caso de que así fuera y Hernán Cortés regresara a la población de Medellín, los espacios que se contemplan para su descanso no son sacros: «Se barajan espacios como el propio ayuntamiento o el Centro Museográfico. Pero esperamos que no haya necesidad de trasladarlo y que se pueda cumplir la voluntad de Cortés de ser enterrado y descansar en México», añade el alcalde, para quien el conquistador es es «una de las figuras más relevantes de la Historia», además de importantísima «para el pueblo de Medellín».
Xavier López Medellín, uno de los escritores e investigadores mexicanos que más han estudiado sobre el personaje y sus restos, confirma que la mayoría desconoce que la tumba del conquistador se encuentra en su capital. Descansa olvidada en un viejo rincón de la ciudad que el mismo Cortés destruyó y reconstruyó; y lo hace justo en el mismo lugar en el que el emperador Moctezuma lo recibió y agasajó cuando llegó por primera vez. Pero esa tumba olvidada y oculta podría verse ahora amenazada por la ira revisionista 
Comentarios
tracking