Fundado en 1910

19 de abril de 2024

Jim Caviezel en una escena de 'La Pasión de Cristo'

Jim Caviezel en una escena de 'La Pasión de Cristo' (2004)

'La Pasión' de Jim Caviezel, la estrella católica que se quedó sin contratos tras interpretar a Jesucristo

El actor y ferviente cristiano estadounidense protagoniza Sonidos de Libertad, la película que ha batido récords sobre un agente del Gobierno que se dedicó a salvar a miles de niños de la trata

Jim Caviezel soñaba con ser una estrella de la NBA después de serlo en la Universidad, pero lo que acabó siendo fue una inesperada estrella de cine. Fue su especialidad, basada en buena medida en la cuidada selección de sus papeles, la que le llevó, no mucho después de su estreno en un filme, a aparecer en un papel protagonista en La Delgada Línea Roja de Terrence Malick. En ella interpretaba a un desertor del ejército estadounidense en el Pacífico durante la II Guerra Mundial.

Después de esta película no vas a volver a trabajar en esta ciudadMel Gibson a Jim Caviezel durante el rodaje de 'La Pasión'

Hay una imagen religiosa en esa película cuando el soldado, que se esconde en una isla donde vive junto a sus aborígenes, descubre visualmente (para el espectador y para el personaje) la felicidad de la libertad y de la naturaleza, el azul del agua que le cubre, los niños que le rodean en el atardecer plácido, el momento efímero de dicha que es, después de su gran papel en La Pasión de Cristo de Mel Gibson, la mayor muestra de la clase de actor que es Jim Caviezel.
Precisamente La Pasión de Cristo fue también la pasión del intérprete de Mount Vernon, padre de familia de tres hijos adoptados, de lo que avisó Gibson: «Después de esta película no vas a volver a trabajar en esta ciudad». Caviezel lo aceptó como un regalo que le permitió ver a Dios (lo reveló en una entrevista), y el autor de Braveheart tuvo razón. No es que Caviezel dejara de trabajar exactamente, pero la estrella que comenzaba a despuntar en Hollywood y que un papel tan monumental como el del extraordinario filme de Gibson debía de situar en lo más alto, en realidad le proporcionó el alejamiento de los grandes papeles.
El nombre que era en ascenso dejó de recibir las llamadas de los grandes estudios que le habían permitido protagonizar éxitos moderados y prometedores como El Conde de Montecristo o Frequency. La Pasión de Cristo fue también la pasión de Jim Caviezel no solo por el tremendo sufrimiento por el que pasó durante el rodaje, en el que padeció neumonía, se dislocó un hombro, sufrió descargas eléctricas o incluso latigazos reales, sino por la «muerte» cinematográfica que vino después.
Haber sido Jesucristo (las iniciales de su nombre son J.C.) le marcó. Todos los productores y directores pensaban que el público le relacionaría siempre con esa imagen, la del hijo de Dios torturado cruelmente, ensangrentado y moribundo en la cruz. Caviezel ha pasado casi 20 años trabajando en su profesión, pero semioculto en la televisión o en papeles secundarios de películas sin demasiado éxito.
Y lo ha hecho sin ruido, con paciencia y aceptación cristianas hasta su «resurrección» cinematográfica en Sonidos de Libertad, la película (que costó 14 millones de dólares y ha recaudado, por el momento, más de 150) sobre el ex agente Tim Ballard, fundador de OUR (Operation Underground Railroad) que combate el comercio de personas y salvó la vida de miles de niños en Latinoamérica, hasta su próxima y esperada resurrección de nuevo como Jesucristo, un proyecto que se espera estrenar en 2024 después de años de preparación y preproducción, con Mel Gibson otra vez en la dirección y Caviezel en la producción, además de en el papel principal y que será, según el propio actor, «la película más grande de la historia».
Comentarios
tracking