29 de enero de 2023

Fragmento del mármol del Partenón de Atenas

Fragmento del mármol del Partenón de AtenasMuseo Británico

«La repatriación de los mármoles del Partenón de Atenas no es imposible», aseguran desde Grecia

Lina Medoni ha declarado que las negociaciones entre el Gobierno griego y el británico sigue en pie, a pesar de las últimas declaraciones de la ministra de Cultura inglesa

Después de la negación en rotundo de la ministra de Cultura británica ante la devolución de los mármoles del Partenón, las declaraciones de su homónima en Grecia contradicen sus palabras y dejan una puerta abierta a las negociaciones. Lina Medoni, la ministra de Cultura y Deportes griega contestaba a una pregunta que le hicieron en el parlamento sobre este tema y aseguró que la repatriación definitiva «es difícil, pero no imposible».
La ministra recalcó que las negociaciones entre su Gobierno con el británico todavía siguen en pie. A pesar de las declaraciones de la ministra inglesa, Michelle Donelan, a principio de este mes, en las que aseguraba que «los mármoles del Partenón se iban a quedar en Reino Unido» y de que el Museo Británico no tenga ninguna intención de devolver los restos a Grecia, Mendoni es optimista sobre las negociaciones.
Además, la representante señala que Grecia no reconoce ni la posesión ni la jurisprudencia del Museo Británico respecto a los restos del Partenón, debido a que estas fueron sustraídas ilegalmente de su lugar original. «La repatriación y la reunificación de los Mármoles en Grecia es un asunto global, pero también una responsabilidad ética de Europa en el marco de la protección de su patrimonio cultural común», apuntó la ministra.
Los mármoles del Partenón datan de hace 2500 años y fueron extraídas por el conde Elgin a principios del siglo XIX. Lord Elgin era el embajador británico del Imperio Otomano durante su ocupación en Grecia. El noble inglés ordenó serrar los frisos que decoraban el templo del Partenón entre los años 1801 y 1805, para más tarde llevárselos a Inglaterra. Thomas Bruce (Lord Elgin) vendió a su gobierno este tesoro por 35.000 libras y desde 1939 son la «Joya de la Corona» del Museo Británico.
Según el diario británico The Times, ambos ejecutivos se enfrentan a la recta final de las negociaciones para la repatriación de los mármoles a finales de este año de, por lo menos, una parte del tesoro total. Los informes hablan de que el presidente del museo, George Osborne, está a punto de establecer un acuerdo con Grecia.

Más de cien años de disputa

Una disputa que se remonta al final de la ocupación otomana en el país en 1832 cuando se empezó la búsqueda y recuperación de las reliquias perdidas: a lo largo de los años se ha reclamado varias veces los restos por sus legítimos dueños. Este puede ser el fin de esta polémica que dura más de cien años, aunque todavía queda un largo trecho de negociaciones. El mismo ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, recalcó que no espera que las esculturas «regresen pronto a Grecia».
Otro episodio más de este culebrón internacional que levanta ampollas; los británicos justifican su posesión porque dicen que han sido ellos quienes han custodiado y cuidado de los mármoles durante estos años. Mientras se niegan a su devolución, las instituciones culturales del Reino Unido intentan reparar su pasado colonial empleando medidas como la de dejar de emplear el término momia porque es deshumanizante para los restos que se encuentran en las salas.
Comentarios
tracking