25 de junio de 2022

Anita Álvarez en el fondo del agua

Anita Álvarez en el fondo del agua, con Andrea Fuentes a su rescateAFP

Andrea Fuentes, sobre el rescate a la nadadora que se desmayó: «Le he metido dos tortazos, no respiraba»

Al ver que Anita Álvarez se había desmayado saltó rápidamente a la piscina: «los socorristas estaban paralizados, se quedaban embobados»

Andrea Fuentes, exnadadora española con cuatro medallas olímpicas en natación sincronizada (dos en Pekín 2008 y otras dos en Londres 2012), fue este miércoles una de las grandes protagonistas del Mundial de Natación que se está disputando en Budapest.
Su heroica actuación, tirándose a la piscina al ver que Anita Álvarez, nadadora estadounidense a la que entrena, se había desmayado, ha dado la vuelta al mundo. Fuentes no lo dudó y saltó para salvar a su pupila, que justo al acabar su ejercicio había sufrido un desvanecimiento.
«He visto que los socorristas estaban paralizados y yo les estaba gritando, pero como que se quedaban embobados. Me he tirado y veía como se hundía», ha explicado Andrea Fuentes sobre ese momento dramático. La española ha comentado que cuando cogió a la nadadora estadounidense «tenía la mandíbula dura y le he metido dos tortazos y le he gritado que respirase» pero que se vivieron momentos de tensión «porque no respiraba». Ha criticado a su vez lo hecho por el socorrista, ya que «la mantenía boca arriba y cuando alguien no respira hay que girarle para que no trague agua».
«Es una deportista que le gusta llegar al límite, pero hoy se ha pasado 20 pueblos», ha comentado Andrea Fuentes sobre Anita Álvarez, reconociendo además que no es la primera vez que la estadounidense llega al límite en este tipo de pruebas. «En otra ocasión también tuve que socorrerla, pero no fue tan grave», ha añadido la entrenadora española
«Creo que ha estado dos minutos al menos sin respirar porque tenía los pulmones llenos de agua, pero la hemos podido llevar a un buen sitio, ha vomitado el agua, tosido y ya está, pero ha sido un buen susto», añadía Fuentes, una de las grandes deportistas olímpicas de nuestra historia.
La entrenadora se dio cuenta que había algo que no era normal ya que «cuando acabas una coreografía estás tan cansado que lo primero que quieres es respirar» y en el caso de Anita Álvarez «se iba hacia el fondo y eso no era normal».
Comentarios
tracking