24 de septiembre de 2022

Vinícius Júnior, campeón de la UEFA Champions League con el Real Madrid

Vinícius Júnior, campeón de la UEFA Champions League con el Real MadridGTRES

Vinicius: el año de su consagración y el reto de ser el número uno

El brasileño marcó la pasada temporada veintidós tantos, después de tres años en los que sumó quince, y asume que esta campaña debe ser la de su confirmación como una estrella mundial

Los últimos dos años con Zidane fueron duros para Vinicius. El francés le pedía que no entrara tanto por banda y combinara con Mendy y con Benzema, un estilo de juego que frenaba sus grandes virtudes de la velocidad y el regate. Es un extremo a la vieja usanza, de los que ya no quedan, y el técnico de Marsella le cortaba la carrera. Pero el brasileño se ganó el puesto decidiendo partidos clave en las situaciones más urgentes. El Real Madrid cambió de entrenador y Ancelotti asumió el cargo hace un año con la exigencia de la dirección deportiva madridista de explotar todas las características del brasileño.
El italiano le dejó funcionar con libertad y el resultado fue magnífico. Vinicius sacó a lucir todo su potencial y el balance fue de veintidós goles y dieciséis asistencias, cifras que destrozaron los flojos números obtenidos por el jugador en sus tres primeras campañas, en las que anotó cuatro, cinco y seis tantos, con las críticas consiguientes por su antigua nulidad frente a la portería.

Los consejos de Ancelotti, decisivos

La diferencia que Vinicius sintió con el cambio de preparador es que Ancelotti le dio buenos consejos para acertar ante la portería. El «allenatore» habló mucho con el suramericano y le explicó que su problema era que dudaba a la hora de rematar, unos segundos que le hacían desperdiciar las ocasiones o disparar con urgencia. Carlo le cambió el chip. Le dijo que cuando estuviera delante del guardameta disparara con el primer pensamiento de tiro que le llegara a la cabeza, que no se permitiera el lujo de pensar en otra opción de remate.
Fue un gran acierto de un hombre experimentado del fútbol ante un chaval de veintidós años que tiene unas condiciones sobrenaturales y necesitaba consejo en su punto débil. Vini Jr., como le gusta que le llamen, silenció todas las bocas al anotar veintidós dianas y convertirse en el segundo artillero del equipo detrás de Benzema. El cuerpo técnico del Real Madrid trabaja con él especialmente porque es una figura internacional, es observado con lupa, y ahora le toca lo más difícil, consagrarse en un club con tanta presión como la que siente diariamente al campeón de Europa.

Estará más vigilado que nunca

En el fútbol lo más difícil no es llegar, sino confirmarse en el tiempo. Vinicius es un talento que está hecho para alcanzar lo más alto, pero actualmente tiene el reto de mantener ese nivel durante muchos años frente a rivales que le van a marcar más estrechamente que nunca. Ancelotti y sus ayudantes le dicen que soportará aún más dureza de los defensas y deberá mantener la serenidad para explotar sus cualidades y evitar las provocaciones. Su gran temporada y el gol anotado en la final de la Champions le han elevado al grupo de futbolistas «top», liderado por Benzema.

Ser el número uno

En el club señalan que las metas de futuro de Vinicius se centran en «ser el número uno» y ganar más Champions con el Real Madrid.
No hay prisa por alcanzar ese liderazgo mundial que hoy ocupa su compañero Karim, Vini es joven, pero en la casa blanca tienen claro que «posee todas las condiciones para ser el mejor y Benzema, que va a ganar el Balón de Oro, es su mejor ejemplo para ello».

Renovar hasta 2027 y decir «no» al PSG

Vinicius va a renovar con el Real Madrid por cinco años más, con una suculenta mejora de su contrato. Su ficha se duplicará con creces y rondará los nueve millones de euros anuales.
El brasileño está muy bien aconsejado y sabe que si ha triunfado ya en un equipo tan complicado como el Real Madrid no debe moverse de aquí, pues juega en un conjunto que sale siempre a ganar y a crear al fútbol, un estilo que otros muchos clubes no poseen, dedicados a defender, robar balones y buscar el gol al contragolpe. Que se lo digan a Joao Félix.
La idiosincrasia del fútbol del Real Madrid es ir con la cara por delante, en busca de la construcción del buen juego y del ataque constante, una forma de ser en el césped que explota toda la magia que Vinicius alberga en sus 73 kilos de peso.
Hay un punto superior en todo este asunto y es que el brasileño se siente muy madridista. Ha recibido muchas ofertas en estos cuatro años, empezando por la del PSG, que ha insistido en el tiempo, pero el suramericano nunca ha entrado al trapo.

Ser leyenda blanca

El chaval tiene otro objetivo en la cabeza, transformarse paulatinamente en el líder de la selección brasileña, que luchará en Qatar por reeditar viejos éxitos. Sin olvidar nunca al Real Madrid, que marca su estado de las cosas en el fútbol.
Vini ya ha escrito excelentes páginas de historia en la entidad y quiere ser una gran leyenda del club dentro de tres lustros, al lado de Gento, Di Stéfano, Puskas y de sus compañeros Benzema, Modric y Kroos. Sabe que esa historia se escribe ganando más Copas de Europa. Está en edad, 22, para hacerlo realidad.
Comentarios
tracking