Fundado en 1910

20 de mayo de 2024

Carlos Alcaraz en el partido de cuartos de final de Indian Wells

Carlos Alcaraz en el partido de cuartos de final de Indian WellsGTRES

Alcaraz recupera el tenis con el que deslumbró y mejora en aquello en lo que fallaba

El español vuelve a su mejor tenis y está a dos partidos de volver al cetro de la ATP

En un tenis cada vez más directo y con la mayoría de jugadores cortados por el mismo patrón, siempre es agradable tener a tenistas como Carlos Alcaraz, un tipo capaz de conectar con los aficionados desde el minuto uno y que consigue que todos salgan del estadio con la sensación de que ha merecido la pena pagar la entrada. Esta es una cualidad muy complicada en el deporte de élite, donde ganar siempre está por encima de entretener.
Sin embargo, el murciano ha logrado con un juego vistoso y alegre llegar hasta la cima de la ATP y ganar su primer Grand Slam, lo que hace que muchos vean en él similitudes con Roger Federer. Desde el suizo, ningún jugador ha ilusionado tanto alrededor del mundo como lo ha hecho Alcaraz, lo que le ha convertido en el relevo perfecto del Big Three y en el gran atractivo de los eventos en los que no están ni Rafa Nadal ni Novak Djokovic tal y como ha sucedido en Indian Wells.
De esta manera, el murciano se ha convertido en el gran favorito para hacerse con el título que supondría su tercer Masters 1000 y como premio extra volver al número uno del mundo aunque sea solo por dos semanas, ya que para mantenerse ahí tendría que ganar también en Miami toda vez que defiende los 1000 puntos conseguidos la temporada pasada.
No obstante, lograr el conocido como Sunshine Double (Indian Wells y Miami) no parece algo descabellado para un Alcaraz que llegó entre algodones a este torneo, pero que desde el primer momento ha mostrado un nivel de juego que recuerda al ofrecido durante su mejor parte del año pasado, cuando consiguió ganar Miami, Conde de Godó y Madrid prácticamente de seguido.
El murciano está sintiendo la pelota a las mil maravillas y todo funciona en su juego, su golpe de derecha es letal para sus adversarios, la dejada vuelve a ser la que era y vuelve a tener la facilidad de antaño para aprovechar la potencia de sus tiros y subir a la red a cerrar los puntos. «He jugado muy suelto. No he notado ninguna presión, he disfrutado al máximo, como es mi juego: subiendo a la red, haciendo dejadas, pegando grandes tiros», comentó Alcaraz sobre cómo se estaba sintiendo en este torneo.

Mejoría en el resto

A todo esto se le suma una nueva cualidad en su juego, el resto. Alcaraz es ahora uno de los jugadores que mejor interpreta el saque de sus rivales y esto le ayuda a incomodar mucho a los tenistas que poseen un servicio dominante como es el caso de Felix Auger-Aliassime, al que le impidió sentirse cómodo con su saque en todo momento, de hecho, el murciano afirmó haber hecho uno de sus mejores partidos en este aspecto.
«Ha sido uno de los partidos que mejor he restado de toda mi carrera. Ha sido una gran clave para ganar este encuentro. También he aprovechado las oportunidades que he tenido, que en los partidos anteriores contra Felix no pude», comentó en rueda de prensa Alcaraz siendo consciente de que por ahí va parte de su mejoría, ya que anteriormente conseguía muchas pelotas de break, pero después no era capaz de convertirlas y terminaba perdiendo partidos donde había sido superior.
Con todo funcionando en su tenis, el pupilo de Ferrero tiene ahora motivos para creer en que puede ganar a cualquiera, ya que además las condiciones de pista de Indian Wells favorecen mucho a su tenis, pues tiene tiempo para invertirse de derecha y sus potentes golpes le llevan a subir a la red a cerrar los puntos, que es una de las jugadas que más le gusta hacer y que no es tan sencillo de ejecutar en pistas más rápidas como por ejemplo las del Open de Australia.
Carlos Alcaraz en Indian Wells 2023

Carlos Alcaraz en Indian Wells 2023EFE

A pesar de que el murciano vuelve a estar a tan solo dos partidos de convertirse de nuevo en número 1 del mundo, ha afirmado que no es algo que le preocupe en exceso, es más, al ser preguntado sobre si prefería recuperar esta condición o ganar un nuevo Grand Slam, Alcaraz tiene muy claro que no hay nada comparable a un major. «Es difícil elegir una, pero diría ganar un grande», comentó.
Comentarios
tracking