08 de diciembre de 2021

Alumno en el colegio

Alumno en el colegioEFE

Educación en Cataluña

Interior admite problemas para que los hijos de policías en Cataluña se escolaricen en español

Según Hablamos Español, muchas familias deciden separarse para que los hijos continúen estudiando en sus comunidades autónomas de origen

El Ministerio de Interior, dirigido por Fernando-Grande Marlaska ha reconocido en una carta, que los policías y guardias civiles trasladados a Cataluña se enfrentan a dificultades a la hora de escolarizar a sus hijos en español. El escrito se ha emitido como respuesta a una petición de ayuda de la asociación Hablamos Español en nombre de los agentes.
El pasado 2 de agosto, la agrupación que lucha por la libertad de lengua, envió una carta al ministro de interior donde se exponía la problemática. «En este momento, en las comunidades autónomas con lengua cooficial, el alumnado hispanohablante está siendo discriminado lingüísticamente en la enseñanza», aseguraban.
La asociación concretaba que las dificultades eran aún mayores para aquellos profesionales pertenecientes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado: «Los hijos de miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil están sufriendo muy directamente las consecuencias de los traslados de sus padres o madres a comunidades autónomas con una lengua diferente del español», expusieron. Tal y como aseguran desde Hablamos Español, hay familias que se han visto obligadas incluso a separarse a causa del problema lingüístico «permaneciendo un miembro de la familia en otra comunidad para que sus hijos no se vean abocados a una inmersión de lengua total».
Tras la exposición, la asociación pedía al Ministerio que se articulasen los medios necesarios para que los hijos de los funcionarios pudiesen cursar su educación en español y no se viesen obligados a hacerlo en catalán. Entre estas ayudas se propuso una dotación económica para que los policías y guardias civiles trasladados pudiesen hacer frente a los gastos derivados de la escolarización en los centros que permitan estudiar en castellano. Esta proposición deriva de la falta de escuelas públicas en las que se cumpla esta característica.
La carta con la respuesta de Interior llegó a finales de agosto, y en ella se reconocía la existencia del problema. «Convengo con usted en que las necesidades de escolarización para los hijos de estos funcionaros deberían estar resueltas independientemente del territorio en el que se solicita la plaza escolar», reza el texto. Esto debe darse, según el documento, sin que «la elección de un determinado modelo» lingüístico cause ningún tipo de inconveniente o «genere conflictos». «Desde este ministerio abogamos por el cumplimiento de la normativa vigente y de las resoluciones judiciales dictadas al respecto», recalca.
El Ministerio se compromete, además, a evaluar las propuestas de la asociación tales como la firma de un convenio con el Ministerio de Educación al que también se envió la misma petición pero del que aún no se ha obtenido respuesta.
Carta del Ministerio de Interior

Carta del Ministerio de InteriorHablamos Español

Un problema generalizado

La dificultad de los padres a la hora de matricular a sus hijos en el modelo educativo impartido en español es un problema muy común en Cataluña. «Esta inmersión forzosa total o parcial a la que son sometidos, dificulta el aprendizaje. Es axiomático que como mejor se aprende es en lengua materna», declaran desde Hablamos Español.
El catalán es, en casi todos los casos, la única lengua vehicular en todas las etapas de Infantil, Primaria, ESO, Bachillerato y Ciclos Formativos. En enseñanza obligatoria, el español se enseña solo tres horas semanales como asignatura en secundaria y dos horas en primaria.
Estos datos preocupan a los padres que ven como sus hijos no terminan de aprender los conceptos y no consiguen igualarse al resto de sus compañeros que sí manejan de manera más ágil el catalán.
tracking