28 de noviembre de 2022

Pedro Sánchez y Abdelmadjid Tebboune con una captura de pantalla del medio argelino Echorouk

Pedro Sánchez y Abdelmadjid Tebboune con una captura de pantalla del medio argelino Echorouk

La prensa argelina llama «alborotador» a Sánchez y suma a «sus problemas» el incendio en una planta de gas de EE.UU.

El periódico argelino Echorouk publicó una noticia en la que informaban sobre una explosión en la estación de gas Freeport tras la ruptura del tratado de amistad de Argelia con España

Tras la ruptura del tratado de amistad entre Argelia y España, el país africano sigue de cerca las tensiones con el presidente Pedro Sánchez. Esta semana, el periódico oficialista Echorouk, afín al Gobierno argelino, señalaba el incendio de una planta de gas en Estados Unidos como un nuevo problema de abastecimiento de energía para el mercado español que se suma a la dependencia española del gas argelino.
Por su parte, el medio argelino TSA, señala en un editorial que «el enfado de Argel no fue tomado muy en serio por Madrid y las autoridades argelinas tuvieron que hacer todo lo posible para que, al otro lado del Mediterráneo, entendieran por fin que no estábamos ante una nube pasajera». En otro diario nacional, Echaab, el articulista Hamza Mashul carga contra «el caos que siguen provocando los jefes de Gobierno de política exterior de España» y se refiere a Sánchez como «alborotador».
La planta de producción de gas a la que hace referencia Echorouk es Freeport, en Texas, que este jueves sufrió un incendio que ha obligado a frenar la producción durante, al menos, tres semanas. Según Echorouk, el 43 % de la demanda española de gas proviene de esa planta. Freeport es una de las plantas más grandes del mundo y exporta el preciado combustible a España, Gran Bretaña y a gran parte de la Unión Europea. En un momento en el que los mercados energéticos experimentan una fuerte volatilidad –por la creciente inflación y la guerra en Ucrania–, la planta norteamericana había aumentado su producción y las exportaciones. Ahora, esa fuente de energía se ha visto comprometida durante el próximo mes.
Expertos consultados por Echorouk, que tiene su sede en la capital Argel, advierten de las consecuencias del cierre de la planta Freeport para España y para el resto de países que le compran gas: entre ellas, un aumento del precio todavía mayor al que ha experimentado en los últimos meses. Según Alex Froley, analista de GNL (Gas Natural Licuado), una interrupción de 21 días en la planta Freeport, podría generar una pérdida en torno a las 940.000 toneladas de gas, o unas 13 cargas, según un volumen de carga promedio de unas 70.000 toneladas.
Europa se enfrenta a una crisis de suministro de energía mientras intenta distanciarse del combustible ruso debido a la invasión de Ucrania. La eurozona anunció recientemente planes para dejar de importar petróleo crudo ruso para fines de 2022. Rusia suministra por separado casi el 40 por ciento del gas natural del bloque. Esto, sumado a la crisis provocada con Argelia, tras el bandazo de Sánchez en el tema del Sáhara, puede afectar muy negativamente a España.
Los expertos advierten que el panorama de la demanda puede volverse más ajustado, ya que Asia, especialmente China, que también depende en gran medida del gas natural licuado, experimentó una disminución de la demanda en 2022 debido a la desaceleración del crecimiento económico.
Comentarios
tracking