04 de diciembre de 2022

El presidente de Argelia, Abdelmadjid Tebboune

El presidente de Argelia, Abdelmadjid TebbouneEFE

Argelia suspende el tratado de amistad con España por su «injustificable» postura sobre el Sáhara Occidental

El anuncio llega tras la comparecencia de Sánchez en el Congreso para explicar la nueva relación con Marruecos

Argelia ha suspendido este miércoles y de «inmediato» el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, firmado el 8 de octubre de 2002, por su «injustificable» giro de postura sobre el Sáhara Occidental, según ha anunciado la presidencia de la República.
«Las autoridades españolas han emprendido una campaña para justificar la posición que han adoptado sobre el Sáhara Occidental, una violación de sus obligaciones legales, morales y políticas como poder administrador del territorio que pesan sobre el Reino de España», ha declarado. Argelia considera «injustificable» el cambio de posición de España que el 18 de marzo respaldó la propuesta marroquí de autonomía sobre la colonia española.
Argel recrimina al Gobierno de Pedro Sánchez que respalde una «fórmula ilegal e ilegítima», refiriéndose al plan de autonomía propuesto por Marruecos, que plantea una política colonial de «hechos consumados» mediante «argumentos falaces», según se indica en el comunicado que recoge la agencia de noticias APS.
Esto es un paso más al dado ya el pasado 19 de marzo por el país magrebí, que llamó a consultas al embajador en Madrid tras conocerse el cambio de postura respecto al Sáhara. Un mes después, advirtió de que no devolvería a su embajador a la capital española hasta que el Ejecutivo no diera «aclaraciones previas y francas», al estar la confianza «gravemente dañada» por este cambio de posición. Asimismo, amenazó con subir el precio del gas a España, e incluso romper el contrato de suministro.
El anuncio de Argelia llega el mismo día de la comparecencia de Pedro Sánchez en el Congreso para explicar la nueva relación con Rabat, en medio de la polémica por el espionaje a miembros del Ejecutivo a través del sistema Pegasus. No obstante, no ha hecho alusión a la situación actual de la relación bilateral.
El 18 de marzo se hacía público que el Gobierno español defendía el plan de autonomía para el Sáhara de Marruecos –al que describió como «la base más sólida, creíble y realista»–, una decisión adoptada sin consultarlo con sus socios de Gobierno ni con la oposición. Desde entonces, el Ejecutivo ha insistido en la idea de que Argelia «es un socio sólido y fiable», como señaló el ministro Albares, al tiempo que ha remarcado el comienzo de una «nueva etapa» con Marruecos que ponía fin a la crisis diplomática iniciada en mayo del pasado año. En este sentido, ha defendido que no ha habido un cambio de postura, sino que continúan apostando por una salida negociada dentro del marco de las resoluciones de la ONU.
Escenificada esa nueva etapa en las relaciones entre España y Marruecos con el viaje oficial de Pedro Sánchez a Rabat el pasado 7 de abril, se han reanudado, después de dos años paradas, las conexiones marítimas entre ambos países. De hecho, este mismo domingo se ha iniciado la Operación Paso del Estrecho, levantado el veto marroquí. Asimismo, ha comenzado la reapertura de las fronteras con Ceuta y Melilla, que se está desarrollando en dos fases.
Desde el grupo parlamentario de Vox, tras conocer el anuncio de Argelia, han señalado a través de su cuenta de Twitter que «las consecuencias de la irresponsabilidad política personal de Pedro Sánchez afectan y arruinan a millones de españoles». Y es que esta misma mañana, el líder de la formación, Santiago Abascal, ha expresado en su intervención en el Congreso que «el ridículo vergonzoso en las relaciones con Argelia» tiene «consecuencias directas para los españoles en la factura del gas». «Ha de saber Marruecos que el cambio de posición en el Sáhara solo le compromete a usted, no a esta cámara y no, desde luego, al próximo Gobierno de España», le ha espetado a Sánchez.
Comentarios
tracking