07 de octubre de 2022

Recepción de un hotel

Recepción de un hotelEuropa Press

Comunidad Valenciana  La Generalitat saca adelante la tasa turística frente a las peticiones de «rectificación» del sector

Los tres partidos del Consell finalmente votan unidos y aprueban una medida criticada duramente por oposición y asociaciones valencianas

Tras la dimisión de Mónica Oltra como vicepresidenta del Consell y consellera de Igualdad tras ser imputada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencia, el Consell vivió sus horas más tensas en siete años, llegándose a hablar incluso de ruptura del Botánico con su correspondiente adelanto electoral.
En este contexto, y al parecer con las aguas más calmadas en el Palau de la Generalitat, el ejecutivo de Ximo Puig afrontó este jueves otra prueba de fuego a la hora de calibrar en qué estado se encuentra esa «unidad» tan manida y reclamada en los días de zozobra. Y es que en las Cortes Valencianas se produjo el debate y posterior votación de la llamada 'tasa turística', un nuevo impuesto impulsado por el tripartito del Botánico que pretende gravar con entre 0,50 y dos euros las estancias en hoteles, hostales, campings, casas rurales, apartamentos y casas turísticas, así como a los visitantes que se bajen de un crucero.
No fue una sesión fácil ni amable para PSPV, Compromís y Podem, pues tuvieron que escuchar no solo los reproches de la oposición, sino que estos citaron las opiniones en contra que numerosas asociaciones turísticas han expresado desde… e incluso le echaron en cara que cargos de relevancia del propio PSPV-PSOE discrepan de la tasa.
En cuanto a la oposición, la portavoz del Partido Popular en las Cortes, María José Catalá, aseguró en los días previos a la aprobación de esta medida es fruto de que Puig está «amordazado por sus socios» y en este sentido el también diputado popular, Manuel Pérez, señaló en el pleno de debate que el sentido del voto de los socialistas dejó claro que Puig «pone por delante la poltrona que los intereses de los valencianos».
Para Pérez, proponer la implementación de este gravamen puede resultar «hasta un problema psiquiátrico», ya que significa «ir en contra de quienes quieren visitar la Comunidad Valenciana».
Además de afirmar que este «no es el momento de gravar la actividad turística» porque, a su juicio, «castigará más al sector y carga una activad que genera dinamismo económico a esta tierra», la Catalá, que estuvo reunida con alcaldes de municipios turísticos, criticó duramente «el relato cada vez más peligroso» de Puig. Primeramente, hizo una diferenciación: «No es una tasa, es un impuesto que no es verdad que solo se vaya a aplicar en los municipios que se quiera», para continuar pidiendo «un respecto al sector, al que se le ha mareado de manera intencionada y que necesita más ayudas, no más impuestos». Así, Catalá ha reafirmó que si el Partido Popular gobierna a partir de mayo la Generalitat, «eliminará este impuesto».
En la misma línea se expresó la portavoz de Ciudadanos en el parlamento valenciano, Ruth Merino, quien mostró el «rechazo absoluto» de su formación a la ‘tasa turística’ y aseguró sentirse «avergonzada» del PSOE de Ximo Puig: «No se atreve a decir ‘no’ a un nuevo impuesto sectario solo por tener contentos a sus socios».
Asimismo, Merino criticó el «afán recaudatorio» del Consell, más aún en un contexto «crítico con una escalada de precios disparada y cuando las familias no pueden llegar a fin de mes». Frente a ello, la portavoz naranja reclamó que se aprueben medidas como «la deflactación del tramo autonómico del IRPF», lo que, en su opinión «supondría una rebaja directa de impuestos a la familia», ha señaló Merino.
Turistas

TuristasEuropa Press

En lo referente a los grupos que votaron a favor, PSPV-PSOE, Compromís y Podem han coincidido a la hora de criticar a los partidos de la oposición, acusándoles de «mentir» y de «provocar miedo en la sociedad», a la par que han afirmado que la tasa tiene fines beneficiosos: «Se trata de cómo han de contribuir los turistas que disfrutan en nuestra Comunidad de nuestros paisajes, montes, playas, ríos, servicios…», ha comentado la portavoz socialista, Trini Castelló.
En el terreno asociativo, Puig parece que tampoco obtuvo grandes apoyos a su iniciativa parlamentaria. Para la secretaria General de la Asociación Empresarial Hotelera y Turística de la Comunidad Valenciana (HOSBEC), Nuria Montes, la implantación de la tasa turística en la Región es un hecho «injusto e insultante» que va «contra un sector puntero y que hace a la Comunidad líder»: «No toca, no es el momento. Lejos de favorecer al sector, lo que va a hacer es perjudicarle», señala Montes.
Para ella, el nuevo impuesto votado este jueves surge del «odio atroz de dos partidos del Botánico hacia el turismo, que lo odian por motivos ideológicos»: ¿Te imaginas que hacen algo similar la fabricación de baterías en Sagunto o de coches eléctricos en la Ford?”, se pregunta irónicamente Montes.
Por ello mismo, la representante de HOSBEC reclama a los grupos parlamentarios que componen las Cortes Valencianas «responsabilidad y coherencia»: «Cargos y diputados socialistas te dicen en privado que están en contra de la tasa turística, pero no votaron según piensan». «A mí me daba igual que les dieran a los diputados del PSPV-PSOE libertad de voto o que todo el Grupo votase en contra, pero la tasa turística no debería haberse aprobado. Puig debió recapacitar», señala Montes.
Por su parte, el secretario de la Asociación de Turismo del Alto Turia, Juan Carlos Ballester, también se muestra en contra de la implementación del impuesto: «Será negativo porque no se gestionará de manera estratégica a largo plazo», comenta Ballester, que también señala la que cree que es la función de la tasa: «Recaudar».
Imagen de turistas con temperaturas elevadas

Imagen de turistas con temperaturas elevadasEuropa Press

Por otro lado, Ballester también cuestiona las formas en las que la Generalitat ha gestionado la interlocución con agentes sociales a la hora de aprobar esta medida: «Si hubiese habido consenso, habría sido genial, pero aquí no se ha hecho así, no están al nivel», dice Ballester, que contrapone al Consell con las autoridades de Menorca en cuanto al mismo asunto: «Allí se hizo de cine, todos muy unidos y comprometidos, gestionando muy bien los recursos. En la Comunidad Valenciana, en cambio, no hay apoyo al turismo de interior», asegura Ballester.
Para él, solo habría sido un hecho positivo que la Generalitat «hubiese cambiado de repente toda la planificación sobre este tema que ha llevado a la práctica hasta ahora».
La 'tasa turística' ha sido y seguirá siéndolo en su implementación uno de los temas que lleva protagonizando la política valenciana desde hace meses. El jueves, más que la votación estaba por ver y si se agrandaba la brecha entre el Consell y ciertos sectores de la sociedad de la Región o si, en cambio, se agrietaba más el Botánico, un pacto que conforme se acercan las elecciones, parece más inestable.

Temas

Comentarios
tracking