Fundado en 1910

26 de febrero de 2024

Concentración contra la Amnistía celebrada en la calle Ferraz, en Madrid, este domingo. EFE/Borja Sánchez-Trillo

Concentración contra la Amnistía celebrada en la calle Ferraz, en Madrid, este domingo. EFE/Borja Sánchez-TrilloEFE

Protesta del PP en Madrid

Radiografía de la protesta en Debod: la generación del ayer abre los ojos a la del mañana

Los más mayores cuentan con la ventaja de una experiencia vital que les confiere la potestad para avisar a los que vienen detrás: la democracia y la Constitución, cuando están en peligro, se han de defender a pesar de que la repetición en la protesta reste fuerza y atractivo a sus reivindicaciones

Un vistazo a las fotografías de la manifestación de este domingo en la explanada del Templo de Debod refleja que, mayoritariamente, hoy eran los más mayores quienes se habían reunido para volver a decir no a la amnistía.
Unas breves conversaciones con ellos –ya que desde el estrado solo tomaron la palabra, por este orden, Almeida, Ayuso y Feijóo–recoge el sentir mayoritario de las generaciones más veteranas: están convencidos que con los pactos y acuerdos de Pedro Sánchez se rompe la igualdad de los españoles, consagrada en la Constitución, y se protege las exigencias de unos pocos que además, no creen en ella. Y por ello, es necesario seguir expresando, en la calle y de manera pacífica, su repulsa.
Entre los presentes, claro que había jóvenes, pero no eran tan numerosos, ni de lejos, como sus coetáneos. Si las protestas civiles convocadas anteriormente en Madrid contra la amnistía desbordaron Cibeles y Colón, porque la unión hizo la fuerza, ahora el número ha decrecido: el PP ha cifrado en 15.000 la asistencia de este domingo, y Delegación del Gobierno ha reducido su presencia a 8 mil escasos manifestantes.
Pancartas en Ferraz

Pancartas en Ferraz

Y es en ese punto donde las personas que han compartido su análisis con este medio coinciden: a costa de eternizarse las protestas, porque ya ha habido muchas, la impaciencia y el hastío, así como el aburrimiento, tan comunes entre los jóvenes, acaban por aparecer. Y con ello, gana el poder.
Por eso ha dado la sensación que son los decanos los que quieren que, los que vienen detrás, aquellos que quizá estuvieron en su momento, pero hoy no han estado, no se confíen: la democracia, como defendió Tocqueville, es el estado natural al que va abocada la sociedad, pero conviene no darla por hecho. De ahí las continuas y repetitivas menciones a la Constitución y a los acuerdos del 78, que con las cesiones de unos y otros, desembocaron en la España en la que nacieron los que hoy han faltado, pero que ellos saben que no siempre fue así.

De Debod a Ferraz

Incluso cuando el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, pronunció sus últimas palabras, y sonaron los acordes del himno nacional, lo que cerraba el acto, entre las personas que acordaron ir a la sede del PSOE en Ferraz abundaban más las canas y las arrugas que el acné y los tobillos al aire.
Muchos de los que allí acudieron mostraron su malestar con la Policía Nacional por impedirles el libre tránsito por la céntrica avenida, cortada para evitar, con la venda antes de la herida, males mayores.
Cientos de ciudadanos acuden a la manifestación en defensa de la Carta Magna.

Cientos de ciudadanos acuden a la manifestación en defensa de la Carta Magna.El Debate

En un ambiente festivo y reivindicativo, fueron muchos los gritos en favor de la libertad, pero sin que se produjeran ni escenas de tensión tan vistas recientemente en esta misma calle ni enfrenamiento directo con las fuerzas de seguridad, que sin embargo fueron objeto de algún abucheo e insulto. Porque conviene no perder la razón con las (malas) formas, y en eso parece que los más mayores también saben más.
Comentarios
tracking