Fundado en 1910

27 de febrero de 2024

Didier Reynders y Félix Bolaños, este lunes 4 de diciembre en Bruselas

Didier Reynders y Félix Bolaños, este lunes 4 de diciembre en BruselasEFE

Bolaños se contradice y reconoce ahora que Bruselas tiene «dudas» sobre la amnistía

El ministro de la Presidencia, Justicia y Relaciones con las Cortes compareció junto a Didier Reynders y aseguró que mantiene «un diálogo fluido con Bruselas» lleno de preguntas y transparencia

El ministro de la Presidencia y de Justicia, Félix Bolaños, compareció junto al comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, al cierre del Consejo de Justicia, para abordar una vez más el controvertido tema de la amnistía y la separación de poderes.
Bolaños, quien la semana pasada aseguraba que Bruselas tenía «cero preocupaciones» sobre la amnistía, admitió en esta ocasión que la Comisión Europea todavía tiene preguntas sobre la ley.
No se atrevió a volver a faltar a la verdad, ya que sus últimas declaraciones fueron rápidamente desmentidas por el portavoz de Justicia del Ejecutivo comunitario, Christian Wigand.
La ley de amnistía sigue siendo un tema de discusión clave, que ha tensado las relaciones entre España y la Comisión Europea. Frente a este contexto de inquietud por parte de las instituciones europeas, Bolaños trató de presentar la situación como un diálogo continuo y transparente entre Moncloa y la Comisión, enfatizando que todas las preguntas que surgen están siendo respondidas.
«Mantengo todo lo que dije. Lo que estamos diciendo es que tenemos una posición compartida y común, estamos en un proceso de total normalidad con un diálogo transparente, leal y fluido», se defendió Bolaños.

Las dudas de Bruselas

Reynders confirmó estas declaraciones, pero la consistencia del mensaje ha sido cuestionada debido a las diferencias anteriores en las declaraciones de ambos.
En contraste con Bolaños, el comisario de Justicia mantiene una postura más cautelosa. Subrayó que la Comisión no emitirá un juicio sobre la ley hasta que sea aprobada en su versión final por el Congreso de los Diputados. Y esta mañana aseguraba que Bruselas aún tiene «preguntas» sobre la amnistía y sus ramificaciones.
A su llegada a la sede del Consejo Europeo, Reynders había afirmado: «Tuve una muy buena reunión, para confirmar que organizaremos un diálogo muy bueno durante todo el proceso» a la vez que recordaba que la Comisión sigue esperando a que el Congreso apruebe el texto definitivo del actual proyecto de ley antes de analizarla en profundidad.
La tensión comenzó el pasado 7 de octubre, fecha en la que Reynders envió una carta tanto a Bolaños como a Pilar Llop expresando «preocupaciones» por la propuesta de ley que todavía no había sido formalmente presentada.
Esta iniciativa, que contó con el apoyo de Ursula von der Leyen, fue el primer indicio de la inuqietud que albergaba la Comisión Europea.
Comentarios
tracking