Fundado en 1910

24 de mayo de 2024

Alejandro Nolasco, vicepresidente primero de Aragón y líder de Vox en la región

Alejandro Nolasco, vicepresidente primero de Aragón y líder de Vox en la regiónVox

Entrevista | Vicepresidente de Aragón

Alejandro Nolasco (Vox): «Derogar la ley de memoria era una necesidad, es sectaria y liberticida»

El vicepresidente de Aragón asegura que, pese a las amenazas del Gobierno de Pedro Sánchez, no van a dar «ningún paso atrás»

Alejandro Nolasco, vicepresidente primero de Aragón y consejero de Desarrollo Territorial, Despoblación y Justicia, atiende a El Debate en plena guerra del Gobierno de Pedro Sánchez contra los ejecutivos de PP y Vox por impulsar la derogación de las leyes de memoria. Precisamente, esta es la región donde la polémica norma, de la que señala que tiene aspectos que van mucho más allá que la ley de memoria estatal, ya ha sido suprimida.
El Ejecutivo aragonés trabaja en un Plan de Concordia, que en esta comunidad no tiene rango de ley. Para Nolasco, la concordia se alcanzó en 1978 y con la Constitución y el cambio de ciclo «los españoles ya se habían reconciliado». Sin embargo, fue el socialista José Luis Rodríguez Zapatero quien, viendo un filón para conseguir votos, «removió el fantasma del odio y de la memoria histórica», denuncia el líder de Vox en la región.
–¿Por qué deciden impulsar la derogación de la ley de memoria histórica?
–Porque era una necesidad. La gente nos votó para una serie de cosas y una de ellas era la derogación de esta ley, que es sectaria, liberticida, atenta contra la libertad de cátedra e impone una visión de buenos y malos, como decía Ramón Tamames, desde el BOE, en este caso el Boletín Oficial de Aragón (BOA). La izquierda está protestando sin ninguna razón. Dicen que no se van a poder hacer exhumaciones, pero es mentira. De hecho, hemos aumentado hasta un 10 % ese presupuesto. Cualquier resto humano merece todo el respeto del mundo y tiene que ser enterrado en un cementerio civil o católico.
¿Cuál es la parte que realmente molesta a la izquierda? Que no van a tener la rúbrica de oficialidad de la versión que ellos quieren dar. Esta ley lo que hace es dar una pátina de oficialidad y da por bueno lo que la izquierda dice. Las exhumaciones se van a seguir haciendo, se van a poder seguir publicando libros y cada uno va a poder decir lo que le dé la gana, porque la historia la hacen los historiadores.Que las asociaciones memorialistas protesten deja en evidencia cuál es el verdadero objetivo que tenían: el adoctrinamiento y el de seguir teniendo el sustento económico.
–Entrando en algunos de los puntos más polémicos de la ley, para empezar, solo reconoce a las víctimas de la guerra civil y la dictadura pero no a las de la Segunda República, periodo del que, como ustedes señalan, se hace una idealización extrema...
–Exactamente, hay una idealización completa del periodo de la Segunda República porque lo que pretende esta ley no es otra cosa que tachar el periodo que va desde 1936 hasta 1975. Y yo diría algo más: pretende enlazar la Segunda República con la posible Tercera República. Al fin y al cabo, lo que se manifiesta por las organizaciones de izquierdas es que la Guerra Civil es un golpe de Estado, gana Franco, viene una dictadura y el Rey y la Constitución vienen directamente como una emanación del dictador. Creo que también es un ataque directo al sistema actual de la Constitución.

Igual que un Gobierno autonómico puede crear una ley, puede también derogarla

Excluye a las víctimas de la República como si hubiera sido un pasaje idílico y no hubiera pasado nada, pero del año 31 al 36 hay muchísimas víctimas, ya en los primeros meses de su proclamación empieza la quema de conventos y los asesinatos. Se excluye toda la violencia que hubo en ese periodo.
Algo que me parece tremendo es cuando habla de una «genealogía democrática». También es aberrante que reconoce como víctimas a asociaciones o partidos políticos enteros, como el PSOE o UGT. Por otra parte, no se le puede llamar asesino a un asesino. Me explico. Por ejemplo, un señor que era jefe de una checa y mató y violó a una serie de personas, como se le arrestó después de la guerra y se le condenó y fusiló, ya es una víctima y por tanto no puedo llamarle asesino, porque puedo ser multado.
Otra cuestión importante de la ley es que se distingue entre dos tipos de violencia. Dicen que la violencia en los primeros meses de la Guerra Civil fue descontrolada en ambos bandos, pero que luego en el bando nacional fue mayor porque fue sistemática y arbitraria hasta el final, y en la república no, porque luego había una garantía jurídica...Eso es mentira. Al obispo de Teruel le matan en 1939.
–Desde que el Gobierno central anunció que llevaría la derogación de esta ley ante el TC e incluso ante la ONU, la Eurocámara y el Consejo de Europa, ¿ha hablado con ustedes?
–Nada de nada. Siempre dice que va a tener un contacto con nosotros y es mentira, le sobra nuestra opinión. El ministro de Memoria Democrática me dijo hace poco que yo hacía apología del franquismo por derogar la ley de memoria. Si lo quiere llevar al Constitucional, perfecto. Habrá una lucha jurídica porque nosotros no vamos a dar ningún paso atrás.
Alejandro Nolasco en un mitin de la campaña vasca

Alejandro Nolasco en un mitin de la campaña vascaVox

–Una vez llegue a presentarse ese recurso o esas medidas con las que amenaza, ¿qué respuesta daría su Gobierno? Y en esta cuestión, ¿cómo es la consonancia con su socio de gobierno, con el PP?
–La portavoz del Gobierno, Mar Vaquero, dijo el otro día que la derogación de la ley había sido impecable. Si dice eso, entiendo que mi socio y yo estamos en el mismo barco y que opinamos lo mismo. Lo que hicimos lo hicimos a conciencia, nos parecía un hito para la libertad de Aragón, y vamos a defenderlo con uñas y dientes. Si quieren llevarnos al TC, alegaremos, contestaremos, nos personaremos, haremos los trámites que se nos requieran para que esa derogación siga en pie. Igual que un Gobierno autonómico puede crear una ley, puede también derogarla.
–Cambiando de tema, hace unos meses, desde el Gobierno de Aragón anunciaron la puesta en marcha de un grupo de trabajo, que usted coordina, para preparar un recurso de inconstitucionalidad contra la ley de amnistía. ¿Cómo va este recurso?
–Está muy avanzado, estamos intentando que técnicamente sea lo más potente posible. Creo que es un deber moral. Lo que no es normal es que no apostemos por la igualdad de los españoles. Un político amnistía delitos de otro a cambio de unos votos. Es algo nunca visto en democracia.
Aragón ha sido de las regiones más leales a España siempre, y ha sido de las que menos ha recibido. Y ahora la lista de agravios comparativos con Cataluña es incomparable. El tema de las Rodalías, la digitalización de la justicia, la condonación de la deuda...Si lo sumas, es más que el presupuesto anual de Aragón casi para dos años, y para ellos son migajas. La cantidad de obras hidráulicas que se pueden hacer, inversiones en carreteras,...Sánchez tiene que complacer a los separatistas para seguir en la poltrona unos meses más y está dispuesto a pagar cualquier precio.

Creo que es un deber moral recurrir la amnistía. Un político amnistía delitos de otro a cambio de unos votos. Es algo nunca visto en democracia.

–¿Cree que va a terminar materializándose la amnistía?
–Sí, creo que sí, por desgracia. Considero que es obligatorio poner el recurso porque va a ser una realidad. Y voy más allá. Hace cuatro o cinco años era impensable que se pudiera amnistiar delitos de terrorismo cometidos por los separatistas catalanes. Ahora la gente se echa las manos a la cabeza, sobre todo los propios socialistas, si les dices que el día de mañana es una posibilidad que también el PSOE indulte a los terroristas de ETA. Es posible que llegue a amnistiar un día a ETA y lo enmascare en una reconciliación.
–Hace una semanas, causaron polémica sus palabras sobre el Islam. Rompió un folleto del Ayuntamiento de Huesca que promocionaba el Ramadán, y señaló que el islam va en contra del progreso, la igualdad y la libertad. Usted se ha reafirmado en sus palabras pese a toda esa polémica...
–Sí. Nosotros lo que hemos dicho es que no queremos una islamización de España. En el Islam, hay una diferencia de trato y de derechos entre el hombre y la mujer. Lo que no es normal, y por eso rompí el folleto del Ayuntamiento de Huesca, que es del PP, es ir el lunes al 8-M a defender los derechos de la mujer y el martes promocionar festividades islámicas que no dan el mismo trato al hombre y a la mujer.
–Por otro lado, estos meses atrás usted ha viajado a Bruselas para tratar de captar fondos europeos de Desarrollo regional para reverir la situación de despoblación que padecen determinadas zonas de Aragón. ¿Qué se ha conseguido? ¿Cómo está la situación ahora mismo?
–Estamos intentando combatir la despoblación desde varios frentes. El PSOE nunca ha creído en ella; la izquierda que hemos tenido en Aragón ha sido la izquierda del caviar y urbanita. Lo estamos atajando desde tres frentes. Primero haciendo una consejería nueva de despoblación y asignando un presupuesto que ha pasado de 0 a 23 millones de euros, que va a más de 30 porque hay proyectos compartidos con otros departamento como Vivienda o Empleo e Industria. De tres líneas de actuación se ha pasado a más de 15, para rehabilitar vivienda, para seguridad en los pueblos,... vamos a trabajar en el cheque bebé, vamos a intentar colaborar con Sanidad para mejorar los consultorios médicos rurales... Vamos a intentar mejorar todo lo que esté en nuestra mano.
A parte de eso, el segundo frente es el de la ayudas al funcionamiento. Estamos pidiendo al Gobierno de España que se aplique en la provincia de Teruel al 20 %. Y en Europa hemos pedido el régimen ultraperiférico como el que tiene Canarias. Aquí estamos también en una isla demográfica. Lo que pide la UE para dar dinero es que le des una zona compacta que tenga densidades muy bajas, y la tenemos. Por otra parte, queremos que se reconozca ante Eurostat una NUT (nomenclatura común de unidades territoriales estadísticas) nueva que sea área escasamente poblada. Así tendremos la percha técnica y la jurídica. Y es la lucha en la que estamos en Bruselas.
Comentarios
tracking