13 de agosto de 2022

Un joven a punto de abrir su tablet, en una imagen de archivo

Un joven a punto de abrir su tablet, en una imagen de archivoPixabay

Accesibilidad, asequibilidad y anonimato: el consumo de pornografía se dispara entre jóvenes

El teléfono móvil y sus posibilidades ha incrementado el acceso a la pornografía desde edades tempranas

En los últimos años se observa un incremento del uso de pornografía en los adolescentes. El primer contacto se adelanta a edades precoces como la niñez, estabilizándose en la adolescencia. Este incremento, dicen desde The Family Watch, que mañana presentará el X Barómetro de la Familia en España, se puede explicar por la teoría de «triple A Engine», la accesibilidad, asequibilidad y anonimato de la pornografía en internet. 
Los autores de este estudio, entre los que se encuentra Gabriel Serrano, de la fundación universitaria San Pablo CEU; Alejandro Villena y Carlos Chiclana (de la consulta Doctor Chiclana), consideran que la paulatina aceptación del uso de pornografía ha llegado a ser un fenómeno normalizado en nuestra cultura, donde la facilidad de acceso que ofrecen estos portales, especialmente desde el móvil, ha llevado a unas tasas de consumo que oscilan entre el 50,7 % y el 67 % entre nuestros jóvenes. El ordenador, por otro lado, ocupa el segundo lugar a modo de empleo dentro de este grupo social, que reconocen utilizarlo para este fin entre el 43,1 % y el 30 % de los casos. 

Un debate sin resolver

Los posibles efectos derivados del uso de pornografía siguen siendo un debate no resuelto en la investigación, según señalan desde el Instituto Internacional de Estudios sobre la Familia. Sin embargo, en su informe sobre este tipo de contenido y cómo influye en los adolescentes, sí que lo asocian con dificultades en las relaciones interpersonales, comportamientos agresivos o ver a las personas como objetos, entre otros. 
Del mismo modo, desde The Family Watch señalan que alrededor del 17,4 % de los adolescentes encontraron la pornografía de forma accidental, siendo 1 de cada 5 adolescentes los que han visto pornografía de forma involuntaria. 
Para la realización de este estudio se realizó una muestra de 275 adolescentes (140 hombres y 135 mujeres), entre 10 y 18 años, donde la mayoría (95,2 %) eran españoles y cuyas orientaciones sexuales eran: 85 % heterosexual, 10,9 % ambas (bisexual), 4,1 % otras.
La situación familiar de los jóvenes encuestados era, mayoritariamente, de núcleos estables, con un 78,8 % de padres casados, 11, 7% de padres divorciados/separados y 9,5 % de otras. Como singularidad, en esta muestra preguntaron a los chicos y chicas sobre sus creencias religiosas. En este punto, un 44,9 % de los entrevistados se consideran católicos no practicantes y un 34,7 %, no religiosos.

Aprendizaje sobre sexo

Una de las conclusiones que arroja este estudio es que el 31-42 % de los jóvenes afirman utilizar la pornografía como método de aprendizaje en sexualidad
Este fenómeno ha sido ampliamente reprobado por la comunidad de educadores y padres, que, sin embargo, son los últimos en ser consultados en esta materia, donde sólo el 17 % considera como principal fuente de información a sus profesores y el 13 % a sus progenitores. 
Motivaciones para el consumo de pornografía

Motivaciones para el consumo de pornografíaThe Family Watch

Comentarios
tracking