07 de julio de 2022

Sira y Juan, en la campaña Lati-dos de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales

Sira y Juan, en la campaña Lati-dos de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones SocialesCECS

La lucha por la Vida

A Sira, madre de Juan, le ofrecieron el aborto como solución, pero eligió la vida

«Cuando nos confirmaron el síndrome de Down, nos invitaron a interrumpir el embarazo», cuenta Sira, de 38 años y madre de cinco hijos. El más pequeño de ellos es Juan, a quien en la semana 12 de gestación los médicos vieron que salía de lo normal. «Empecé a entender que el quinto bebé no iba a ser como los hermanos, iba a ser diferente», afirma su madre.
El parto de Juan fue estupendo, rápido y natural, lo define Sira, quien cuando le pusieron a su hijo en el pecho al nacer rompió a llorar. «El regalo de la vida», dice emocionada.
Esta madre es consciente del miedo y la incertidumbre ante la dificultad de tener un bebé con discapacidad, pero también de que «hay que ser valientes porque no sabemos cómo van a ser nuestros bebés».
«¿Por qué mi hijo con discapacidad es menos válido? ¿por qué una ley me tiene que decir si mi hijo con discapacidad tiene más o menos derecho a vivir que cualquiera que mis otros hijos sin discapacidad?», se pregunta Sira.
Esta madre y su hijo forman parte de la nueva campaña de la Comisión Episcopal para las Comunicaciones Sociales, Lati-Dos, en la que se informa también de que en España hay alrededor de 6.000 embarazos como el de Juan, pero solo 150 llegan a término.
Otras dos mujeres han dado sus testimonio para Lati-dos, en total tres madres que dijeron sí a la vida. Lucía, de 19 años, madre de Dani, un bebé de un mes, a la que dijeron que era demasiado joven para poder sacar a su hijo adelante; y Gianela, de 28, a quien su pareja le puso muchos peros, desde que no tenían dinero, que no vivían juntos... pero el latido del corazón de su bebé fue «la mejor melodía».

Temas

Comentarios
tracking