02 de febrero de 2023

Una madre dando el pecho a su bebé

Una madre dando el pecho a su bebéPexels

Todo lo que se debe hacer (y lo que no) al visitar a unos padres recientes

En toda visita a un recién nacido hay ciertas normas no escritas, como que siempre hay que llamar antes de ir

Todos desean conocer al recién nacido cuando llega a casa. Después de unos días en el hospital, padre y madre regresan al hogar acompañados de un nuevo miembro de la familia. «Para la reciente mamá será muy valiosa la ayuda y el acompañamiento, pero muchas veces también valorará la privacidad, la tranquilidad e intimidad que pueda generarse en esta nueva familia», afirma la baby planner Belén Marinone.
Ha nacido un bebé y, si es el primero, con él también un padre y una madre que todavía tienen que acostumbrarse a una nueva realidad y a unos hábitos que no tenían. En medio de todos estos cambios, los abuelos, los primos, los hermanos y los amigos se acercan a celebrar que forma parte del grupo un nuevo miembro.

Las primeras 24 horas

Desde la Federación de Matronas, recomiendan dejar pasar 24 horas desde el nacimiento, para que la madre pueda descansar, y si ha sido un parto muy largo, también lo haga el padre. Este momento tan íntimo es propicio para que comience la lactancia materna y se comience a desarrollar el vínculo entre los padres y su hijo, practicando el piel con piel.
Pasadas estas horas, reservadas para sueño y la vuelta a casa, las matronas inciden en la necesidad de avisar cuando se quiera visitar a la familia. Con un recién nacido los horarios se alteran y «planificar los primeros días y las primeras semanas es fundamental para que unos y otros, desde su lugar, se sientan cómodos», afirma Marinone.

Consejos y detalles

Sin embargo, no hay una misma regla que lo rija todo, porque lo que para una familia puede ser fantástico, para otra puede resultar invasivo. Por ejemplo, llevar comida, recoger el salón o lavar los platos. En ese mensaje en el que se avisa de la visita, no cuesta nada preguntar si necesitan algo.
Al visitar a un recién nacido hay algunos detalles a tener en cuenta que atañen solamente al bebé, como lavarse las manos antes de cogerlo o no llevar perfume –tiene que acostumbrarse al olor corporal de sus padres–. O detalles que tan pocas veces se tienen en cuenta como no ir si se tiene un resfriado o cualquier virus que se pueda contagiar a una madre que acaba de parir o su recién nacido hijo.
Durante los nueve meses que han estado esperando ese preciso momento, los padres habrán escuchado todo tipo de consejos. En las visitas, es mejor evitarlos. «Si la mamá dice que está cansada no quiere que la manden a dormir, solo necesita que la escuchen».
Comentarios
tracking