07 de julio de 2022

Charlene de Mónaco

Charlene de MónacoGTRES

Nuevos datos preocupantes sobre el estado de salud de Charlene de Mónaco

Ante el mutismo de las fuentes oficiales del Principado de Mónaco, se sucede el goteo de filtraciones a revistas internacionales sobre Charlene de Mónaco, su tortuoso matrimonio con el Príncipe Alberto y sobre todo, su maltrecha salud. La reaparición en escena de la princesa triste no logra acallar la rumorología.
Esta semana la revista sudafricana You ha causado un revuelo mayúsculo tras publicar que Charlene sufrió un grave ataque epiléptico provocado por las infecciones de oído, nariz y garganta que tantos problemas le están generando. Una crisis que tuvo lugar a finales del verano del 2021 y por la que tuvo que volver a ser ingresada y operada de urgencia. Según ha revelado una fuente a la publicación del país natal de Charlene, «la operación fue especialmente difícil» y no pudo descansar lo que debía, lo que provocó este episodio.
Se aseguró que la Princesa había estado cerca de morir «tras someterse a múltiples cirugías y perder una cantidad preocupante de peso», según publicó Page Six. Unas declaraciones aportadas por el entorno de Charlene al portal de noticias estadounidense y que hoy se asocian a este ataque epiléptico, desconocido hasta hace unos días. Aquellas intervenciones le habrían dejado unas secuelas de las que no se ha podido recuperar.
Alberto y Charlene de Mónaco, con sus hijos, el pasado abril

Alberto y Charlene de Mónaco, con sus hijos, el pasado abrilGTRES

Su regreso a Mónaco, tras permanecer ingresada en una clínica en Suiza, ofrece imágenes de una mujer extremadamente delgada, con la mirada ausente, muy lejos de esa nadadora vitalista y competitiva, cuya única obsesión era llegar la primera a la meta.
Probablemente, la veamos muy poco en los próximos meses, teniendo en cuenta que habría firmado un acuerdo económico de 12 millones de euros anuales por seguir ejerciendo como Princesa solo en algunos actos oficiales, mientras hace su vida lejos del corsé de palacio y de los focos en Ginebra. Habría renunciado incluso a la custodia de sus dos mellizos de siete años, Jacques y Gabriella.
Comentarios
tracking