07 de agosto de 2022

la provincia de Castellón fue un escenario de primer orden en la guerra civil entre abril y julio de 1938

La provincia de Castellón fue un escenario de primer orden en la guerra civil entre abril y julio de 1938©GTRESONLINE

La masacre que el Ejército republicano desató en Castellón contra la población civil en 1938

En represalia y en venganza por su derrota, hizo una matanza generalizada de civiles, en la noche del 13 al 14 de junio

El Ejército Nacional (EN) avanzó, el 13 de junio de 1938, hacia Castellón, y algunos de sus destacamentos llegaron hasta el casco urbano. La población civil de la ciudad salió a la calle, con entusiasmo incontenido, para esperar a sus fuerzas liberadoras, y colgaron de los balcones banderas nacionales.
Mientras tanto, fuerzas del Ejército Popular de la República se replegaron hacia Castellón. Los mandos de la 107 brigada mixta, que había sido diezmada y estuvo a punto de ser copada en Borriol, se exasperaron contra los enfervorecidos civiles que, temerosos, se metieron en los refugios, dejando muchos balcones adornados con la bandera bicolor.
La citada brigada, en represalia y en venganza por su derrota, hizo una matanza generalizada de civiles, en la noche del 13 al 14, con granadas de mano y fusilamientos en sus puestos de mando, sobre la carretera y otros lugares. Circunstancias que dificultan su cuantificación, aunque se estima en unas doscientas.
El 426 batallón, de la 107 brigada, fue hecho prisionero en Castellón por el EN, y los implicados directamente en la masacre fueron juzgados en consejo de guerra (sumario 497 del 4 de julio de 1938), cuyos autos informan de los horrores que sufrieron los castellonenses, por su anticipada celebración:
El capitán EMF (afilado de la UGT) «estuvo toda la tarde en el puesto de mando de la Brigada y de la División en cuyo trayecto se encontraron varios cadáveres de los paisanos asesinados aquella tarde, tomó parte directa en la muerte de algunos disparando contra dos, por lo menos, y presenciando la muerte de más. Se jactó de haber matado dicho día a un Guardia de Asalto y a más personas con anterioridad».
El 13 de junio, el capitán JMCB «sabiendo que varios prisioneros habían sido asesinados en los puestos de mando de su Brigada y División envió a ellos varios de los que había detenido en Castellón los individuos de su Bon, habiendo ordenado arrojar bombas de mano en los refugios de la población para obligar a evacuar a los que se negaban de los cuales resultaron varias víctimas». El delegado político SAB, (afiliado UGT): «El día 14 interrogó a dos hombres y una mujer detenidos y los mandó al puesto de mando, se dedicó al robo de objetos de valor».
Entre los tenientes implicados estuvo APG, (afiliado JSU) que «en la tarde del 13 estuvo recorriendo varios refugios de Castellón y aunque en algunos no cometió violencias en todos los que encontraba hombres los detenía mandándolos a los puestos de mando donde eran asesinados». El teniente JOC (afiliado POUM) «estuvo la tarde del 13 dentro de Castellón sacando a gente de los refugios que mandó detenidas a los puestos de mando».
Otro de los tenientes implicados fue JCC que a pesar de no entrar en Castellón el día 13, al siguiente día «después de haberse cometidos asesinatos en los puestos de mando, detuvo a dos hombres y una mujer que envió al puesto de mando». Esto mismo hizo el teniente JRL el día 13 y «detuvo a tres hombres y una mujer que envió al puesto de mando».
Por su parte, el teniente ROP (afiliado CNT): «en contra de las órdenes del mando rojo que era que entrase en el Grao, el día 13 por la tarde se internó en Castellón dedicándose a la detención de personas que mandaba a los puestos de mando sabiendo la suerte que corrían».
El teniente APB «aunque no pudo entrar en Castellón, condujo a varios individuos al puesto de mando en que eran asesinados». Asimismo, el teniente PGM «entró en Castellón con un fusil ametrallador el día 13, procediendo a la detención de tres paisanos que entregó en el puesto de mando en que se cometían los asesinatos».
Entre los sargentos participaron: JCB (afiliado UGT) que «sin recibir orden alguna, ordenó fueran llevados tres hombres y una mujer, todos paisanos, al Puesto de Mando de la Compañía y los cuales han desaparecido». También el sargento JSL (afiliado PS): «tuvo, durante los luctuosos días 13 y 14 de junio, mando de Sección, e intervino en detenciones y registros efectuados en esta plaza en los mencionados día».
Y los cabos ARM (afiliado UGT): «tomó también parte en los registros de refugios y detenciones realizados por las hordas rojas en esta Ciudad». Y por último, el cabo JSS (afiliado PC y CNT): «el 13 de junio actual llevó detenido al puesto de la Brigada a un paisano a pesar del requerimiento que le hacía el soldado que le acompañaba, Miguel Hernández, para que lo pusieran en libertad, pues peligraba su vida, se negó a ello, entregándole el Puesto de Mando y a una indicación de un llamado Capitán Rojo, que allí había, de que acabase con él, se separó del Puesto de Mando con el detenido y le disparó con el fusil varias veces, muriendo a consecuencia de dichas heridas… e intervino en las detenciones efectuadas en esta plaza».
Comentarios
tracking