12 de agosto de 2022

George Washington (1732-1799) en los campos de Mont Vernon

George Washington (1732-1799) en los campos de Mount Vernon

Picotazos de historia

El día nacional de la mula en Estados Unidos: cuando el burro que quería George Washington llega a América

Apasionado de la agricultura y la ganadería, Washington, llevaba tiempo intentando adquirir burros españoles con idea de criar mulas

George Washington (1732-1799), terminada la guerra contra el Reino Unido por la independencia de las colonias norteamericanas, se retiró a la hacienda que había heredado tras la muerte de su hermano Lawrence. Este había llamada a la finca Mount Vernon en homenaje al almirante británico (si, el mismo que se partió los dientes en Cartagena de Indias contra Blas de Lezo). Apasionado de la agricultura y la ganadería, Washington, llevaba tiempo intentando adquirir burros españoles con idea de criar mulas, ya que estos animales son más fuertes y resistentes que los caballos y requieren menos cuidados, además de vivir más tiempo. Pero era un empeño complicado ya que los mejores se criaban en España y estaba prohibida la exportación de estos animales. Las razas españolas producían excelentes mulas y estas se consideraban vitales para el transporte y movilidad de los ejércitos. Súmenle el coste del traslado, cuidado y mantenimiento del animal para que llegase vivo –algo siempre azaroso– y comprenderán que el valor de un garañón podía alcanzar precios absolutamente prohibitivos.
Por medio del encargado de negocios norteamericano en la corte, William Carmichel, consiguió la complicidad del ministro conde de Floridablanca. Carlos III autorizó y encargó que se le enviaran dos magníficos ejemplares de burros de raza zamorana. Para mayor seguridad, los burros, partirían en naves separadas desde el puerto de Bilbao. Fue un acierto el hacerlo así ya que una de las naves naufragó. La otra, de nombre Ranger y capitaneada por John Knight, arribó al puerto de Gloucester (Massachusetts) el 26 de octubre de 1785. Al burro lo acompañaba un mulero zamorano, de nombre Pedro Téllez, y una edición especial de cuatro tomos del Quijote.
Washington estaba como loco con su burro –en el archivo histórico nacional se encuentra la carta de agradecimiento a Carlos III por el magnifico regalo «y la mano que lo dio», ni mención de El Quijote–, lo bautizó Royal Gift (Regalo Real) e inmediatamente lo puso a trabajar. En la documentación del archivo de Mount Vernon consta que, en el año 1785, en la hacienda había 130 caballos y ninguna mula. En 1799, año de la muerte de Washington tenía 58 mulas y 25 caballos.
Hoy, en Estados Unidos de América, se celebra el día nacional de la mula el 26 de octubre, la fecha de arribada del burro a América. Por otro lado, en Estados Unidos, el partido Demócrata se le representa con un burro (los Republicanos con un elefante). ¿ Será, acaso, por nuestro burro?
Comentarios
tracking