12 de agosto de 2022

El tesoro encontrado en el galeón Nuestra Señora de las Maravillas que naufragó en 1656

El tesoro encontrado en el galeón Nuestra Señora de las Maravillas que naufragó en 1656Brendan Chavez / Allen Exploration

Se recuperan joyas perdidas de un naufragio español tras 350 años

El Maravillas se dirigía de regreso a España desde La Habana con tesoros de las Américas, sin embargo, el 4 de enero de 1656 se hundió tras un error de navegación que le hizo chocar contra un arrecife

Más de tres siglos después, los restos del naufragio de Nuestra Señora de las Maravillas han sido encontrados frente a las costas de las Bahamas. En su interior aún permanecían intactas las joyas y colgantes con incrustaciones de oro, pertenecientes al tesoro del galeón español que desapareció en 1656.
Nuestras Señora de las Maravillas, apodado «el Maravillas», con sus 891 toneladas es la joya de la corona de las Bahamas, una zona insular donde abundan los naufragios. Se hundió en el lado occidental del Banco de Bahamas (plataformas de carbonatos sumergidas que conforman el archipiélago), a más de 70 km de la costa. Allen Exploration fue el equipo encargado de llevar a cabo el rescate que envió a un equipo de arqueólogos y buzos marinos para obtener la licencia del Gobierno de las Bahamas para explorar científicamente el navío español para que tras la recuperación de sus restos puedan ser expuestas en el nuevo Museo Marítimo de las Bahamas.
Entre los objetos hallados se encuentra una elaborada cadena de filigrana de oro decorada con motivos de roseta lo que sugiere que parte del tesoro estaba destinado a la aristocracia o incluso a la realeza. También se encontró un colgante de oro con la Cruz de Santiago y una piedra de bezoar india en forma de concha –símbolo de los peregrinos que se dirigen a Santiago de Compostela– de gran valor por aquel entonces en Europa por sus propiedades curativas.
El Maravillas se dirigía de regreso a España desde La Habana con tesoros de las Américas y un lujoso cargamento rescatado de otro galeón español que naufragó frente a Ecuador. Sin embargo, el 4 de enero de 1656 se hundió tras un error de navegación que le hizo chocar contra un arrecife. Tan solo 45 de los 650 tripulantes que iba a bordo sobrevivieron.
Carl Allen, fundador de Allen Exploration explicó que «El naufragio del galeón tuvo una historia difícil: fue rescatado en gran medida por expediciones españolas, inglesas, francesas, holandesas, bahameñas y estadounidenses en los siglos XVII y XVIII, y atacado por cazatesoros desde la década de 1970 hasta principios de la de 1990. Algunos dicen que los restos fueron reducidos a polvo. Usando tecnología moderna y ciencia dura, ahora estamos rastreando un largo y sinuoso rastro de hallazgos de escombros».
Afirma además que su equipo no solo intenta rescatar el tesoro, sino también estudiar el naufragio arqueológicamente, recopilando datos para averiguar cómo el navío español desapareció engullido por las aguas. Todos los objetos rescatados serán incorporados en el nuevo Museo Marítimo de las Bahamas que se inaugurará el próximo 8 de agosto en Freeport.
Comentarios
tracking