01 de diciembre de 2022

En esta foto de archivo del 6 de abril de 2012, Chris Kyle, ex SEAL de la Marina y autor del libro American Sniper, posa en Midlothian, Texas

Chris Kyle, ex SEAL de la Marina y autor del libro American Sniper, posa en Midlothian, Texas©GTRESONLINE

¿Quién fue Chris Kyle, el francotirador que Bradley Cooper llevó a los cines?

No es, ni de lejos, el francotirador más letal de la historia como le califican frecuentemente, pero el cine estadounidense es el más influyente del mundo

Christopher Kyle era un texano. Como a muchos de ese Estado, a los ocho años, le regalaron un fusil Remington 700 del calibre .30.06, y cazaba con su padre desde animales pequeños hasta ciervos. Fue cowboy de rodeos en su estado y en una de esa se rompió un brazo. En 1999 Chris se alistó en la Armada de los Estados Unidos con intención de ingresar en el cuerpo de Operaciones especiales de los Marines, pero acabó en los míticos SEAL, donde hizo el curso de francotiradores, dadas sus aptitudes.
Su primera campaña fue en 2003, en el marco de la Operación Libertad iraquí. Kyle fue destinado a un poblado en Nasiriyah. Su primer objetivo fueron un niño y su madre a quienes les habían entregado una granada para que lo arrojara a un convoy estadounidense. Lo explicó así: «Yo no estaba allí viendo a esas personas como personas. No me preguntaba si tenían familia. Solo trataba de mantener a mi gente a salvo». El argumento habitual: salvar vidas estadounidenses, como dijeron en Hiroshima y Nagasaki. En Faluya Kyle causó 40 bajas entre los insurgentes iraquíes y en Ramadi obtuvo su mayor cantidad de bajas. Los rebeldes iraquíes acabaron ofreciendo 80 mil dólares por su muerte.
La Navy de EE. UU. le reconoció 160 bajas confirmadas, Kyle aseguró que eran al menos 250 insurgentes los que había abatido. Algo parecido le pasó al Barón Rojo. En 2008, Kyle, estando apostado en un suburbio de Bagdad, abatió a un francotirador iraquí con un tiro técnicamente imposible, a 1.900 m de distancia, con un fusil del calibre .338 Lapua Magnum. Las cuatro campañas que llevó a cabo en Irak le merecieron a Kyle dos Estrellas de Bronce y tres Estrellas de Plata. Para salvar su matrimonio se retiró en 2010, llevándose el apodo de «La leyenda».

Viendo a tu víctima

El caso de los francotiradores es especial, ellos sí ven a quien matan, no como el que maneja un cañón de artillería o una ametralladora. Su lema es: «un tiro, un muerto». Kyle valoró su estancia en los SEALS como «los mejores años de mi vida». Siempre defendió su tarea en Irak con el argumento siguiente: por cada baja de un rebelde árabe, salvaba varias vidas estadounidenses.
Él usaba tanto el Remington 700 en el calibre .300 Win. Mag. como un fusil de cerrojo McMillan TAC 338. Pero ambos provistos de muchas mejoras, incluyendo minicomputadoras para calcular el tiro: velocidad y dirección del aire, humedad, circunferencia y giro de la Tierra a grandes distancias...

Era conocido

En la comunidad militar y en Texas sí era conocido, pero no del gran público hasta que Chris Kyle se convirtió en una celebridad dado que fue entrevistado muchas veces. Los superhéroes son bien recibidos en EE. UU. sean reales o no.
Fundó una empresa de seguridad privada llamada Craft International y escribió un libro autobiográfico titulado American Sniper, donde relataba sus experiencias en Irak, que resultó todo un éxito de ventas.

Muerte

El sábado 2 de febrero de 2013, el exmarine Eddie Ray Routh de 25 años, mató a Kyle, de 38, y su amigo Littlefield, de 35, en un polígono de tiro de Texas. Ray tenía estrés postraumático desde su regreso de la guerra de Irak. Era politoxicómano.
Pese a ello, Kyle y Littlefield lo llevaron al campo de tiro de Fort Worth porque pensaban que era terapéutico disparar. En el camino ambos se dieron cuenta de que estaban ante un auténtico loco. Era tarde. Al llegar al campo de tiro, Eddie Ray Routh sacó dos pistolas semiautomáticas y disparó siete balas a Littlefield y seis a Kyle. Ray Routh escapó con el vehículo de Kyle, pero la policía lo detuvo al sureste de la ciudad de Dallas. El 24 de febrero de 2015 Eddie Ray Routh condenado a cadena perpetua. El jurado deliberó tres horas.

El entierro

El funeral de Chris Kyle, el lunes 11 de febrero de 2013, tuvo lugar en el Cowboys Stadium en Arlington, Texas, lleno hasta la bandera (de las barras y estrellas). En su estado, se ha designado el día 2 de febrero como el Chris Kyle Day, para honrar la memoria del veterano fallecido.
Su viuda y sus dos hijos crearon la Chris Kyle Frog Foundation, organización sin fines de lucro creada para ayudar a los veteranos de guerra retirados y a sus familias, que sufren problemas de adaptación al volver del frente de batalla. Su esposa, Taya Studebaker se ha aficionado a la caza después de la muerte de su marido y también ha publicado sus memorias.
Kyle no es, ni de lejos, el francotirador más letal de la historia como le califican frecuentemente. El finlandés Simo Häyhä ocupa ese puesto: 542 blancos comprobados con un fusil del siglo XIX, un Mossin Nagant de cerrojo, y sin óptica. Pero el cine USA es el más influyente del mundo.
Comentarios
tracking