09 de diciembre de 2022

El Autoped fue uno de los primeros scooters o patinetes motorizados fabricados por el Autoped Company de Long Island City, Nueva York​ de 1915 a 1922

El Autoped fue uno de los primeros scooters o patinetes motorizados fabricados de 1915 a 1922

Cuando hace más de 100 años ya estaba de moda utilizar patinetes motorizados

El Autoped fue lanzado en 1915 y tuvo un gran atractivo, y todos, desde sufragistas hasta carteros, lo probaron

Solo con echar un vistazo a nuestro alrededor podremos ver que las calles se encuentran repletas de patinetes eléctricos, una de las alternativas de movilidad más populares del momento, superando con creces el más de un millón de usuarios en España. Son cómodos, rápidos, fáciles de utilizar y de transportar, además de eficientes (no contaminan). Es un vehículo práctico y divertido, pero lejos de ser un invento revolucionario de ahora, hace más de 100 años, sufragistas y carteros ya se desplazaban con patinetes motorizados.
En 1915 la empresa Autoped Comany de Long Island City (Nueva York) sacaba al mercado un scooter motorizado que, en un principio, estaba pensado como un medio de diversión para niños, con un motor de convulsión que inicialmente llegaba a los 100 centímetros cúbicos. La patente de este vehículo autopropulsado le corresponde a Hugo Cecil Gibson con ayuda del diseñador Joseph F. Merkel –creador de la motocicleta Flying Markel–, quien contribuyó de forma significativa en el desarrollo final de producto.
La ilustración 'Autoped Girl' de Everett Shinn, publicada en la revista Puck en 1916

La ilustración 'Autoped Girl' de Everett Shinn, publicada en la revista Puck en 1916

Este nuevo vehículo se publicitó como un singular medio de transporte para las clases altas. La idea era que el conductor fuese de pie sobre una plataforma con neumáticos de 10 pulgadas y controlara la máquina solo con el manillar y la columna de dirección, empujándolos hacia adelante para accionar el embrague, usando una palanca en el manubrio para controlar el acelerador y tirando del manubrio y la columna hacia atrás para desembragar y aplicar el freno.
El patinete contaba con un motor de combustión de cuatro tiempos y 155 cc que estaba colocado cerca de la rueda delantera. Por otra parte llevaba incorporado un faro delantero y trasero, así como una bocina. Alcanzaba una velocidad de 32 km/h, superando a los 25 km/h de los patinetes eléctricos actuales. En 1916 la revista Puck se encargó de promocionar el producto con una ilustración que se adelantaba a su tiempo.
Aquella imagen tan innovadora y moderna funcionó tanto que el Autoped empezó a tener éxito entre la clase alta: la sufragista Lady Florence Norman ya se desplazaba en 1916 con uno para ir a su oficina del centro de Londres, cuya imagen ha vuelto a ser noticia.
Florence Norman montada en un Autoped

Florence Norman montada en un Autoped

A pesar de ser un vehículo bastante funcional, tenía una autonomía de 53 kilómetros con un litro, además era anunciado como un medio de transporte al alcance de todos los bolsillos; sin embargo, costaba unos 100 dólares. Además, aunque podía plegarse para ser más fácil de transportar, uno de los principales inconvenientes era su peso, 45 kilos. Lo cual, por supuesto, no hizo que fuera tan fácil de manejar como los micro vehículos de dos ruedas de hoy que aunque no podamos decir que son demasiado económicos sí que han mejorado muchísimo el diseño del Autoped.
La gran fama que obtuvo durante sus primeros años fue decreciendo y hacia la primera mitad de la década de 1920 la demanda y venta de los scooters motorizados empezó a descender y en 1921 Autoped Comany dejó de comercializarlo. Algunos expertos apuntan que fue a causa de la popularización de las motocicletas, las cuales empezaron a comercializarse por un precio similar a los scooters y durante unas cuantas décadas los patinetes motorizados quedaron casi en el olvido, hasta que volvieron a surgir a mediados de 1980, aunque apenas tuvo éxito ese resurgir y no fue hasta ya entrados en el siglo XXI cuando se retomó la fiebre por poseer y trasladarse en los nuevos patinetes eléctricos.
Comentarios
tracking