24 de enero de 2022

El emir de Catar Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani junto al presidente francés Emmanuel Macron

El emir de Catar Sheikh Tamim bin Hamad Al-Thani junto al presidente francés Emmanuel MacronAFP

Francia

Macron se reúne con el controvertido príncipe heredero de Arabia Saudí

El jefe de Estado francés indicó el viernes que era necesario hablar con Arabia Saudita para asegurar la estabilidad de la región
El presidente francés, Emmanuel Macron, se reúne el sábado con el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohamed bin Salmán (MBS), uno de los primeros líderes occidentales en hacerlo tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018.
En su gira exprés por el Golfo, Macron se traslada el sábado a la ciudad portuaria de Yeda, en el oeste de Arabia Saudita, con el objetivo de velar por la «estabilidad» en esa región y discutir sobre la situación de Líbano, hundido en una gravísima crisis.
La imagen internacional de su interlocutor, hombre fuerte del reino árabe, quedó fuertemente comprometida por el asesinato del periodista saudita del Washington Post en el consulado de su país en Estambul.
El jefe de Estado francés indicó el viernes que era necesario hablar con Arabia Saudita, «primer país del Golfo en cuanto a tamaño», para poder «trabajar por la estabilidad de la región».
Pero eso «no quiere decir que seamos complacientes», añadió en alusión a ese asesinato.
«Subrayo que Arabia Saudita organizó el G20 el año siguiente (al caso Khashoggi) y no vi que muchas potencias boicotearan el G20», insistió. «Siempre hemos sido claros en el asunto de los derechos humanos en este caso», agregó.

Crisis libanesa

Ante Mohamed bin Salmán, Macron quiere defender la causa de Líbano, cuya crisis económica se vio agravada por el conflicto diplomático estallado en octubre con varios países del Golfo, en primer lugar Arabia Saudita, que congeló sus importaciones.
Esta crisis se originó por las críticas del ministro libanés de Información, George Kordahi, a la intervención militar de Arabia en Yemen, unas declaraciones que terminaron conduciendo a su dimisión el viernes.
Macron saludó esta dimisión y expresó sus esperanzas de «poder reimplicar al conjunto de países del Golfo en su relación con Líbano», país con el que el dirigente galo está muy comprometido desde hace un año.
Las relaciones entre Beirut y las monarquías del Golfo son tensas debido a la creciente influencia de Hezbolá, cercano a Irán, principal rival regional de Arabia Saudita.
«Francia tiene un papel en esta región (...), ¿pero cómo trabajar por la estabilidad de la región, cómo tratar sobre Líbano y tantas otras cuestiones ignorando al primer país del Golfo en geografía y tamaño?», se preguntó Macron.

Emiratos y Catar

El presidente francés inició su gira por el Golfo en Emiratos Árabes el viernes, donde firmó un acuerdo para vender 80 aviones de combate Rafale por casi 16.000 millones de dólares, un pedido récord para estos cazas en servicio desde 2004.
Después de Dubái, el dirigente galo se dirigió a Catar para reunirse con su emir, el jeque Tamim bin Hamad Al Zani.
Macron se congratuló por la ayuda de Catar en la organización de la evacuación de 258 afganos, «amenazados debido a sus compromisos» o sus «vínculos con Francia», que serán repatriados a París tras pasar por Doha.
Coincidiendo con este viaje, víctimas de la guerra de Yemen, presentaron una denuncia en París contra los príncipes herederos de Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos por financiación del terrorismo entre otros cargos.
Los querellados aseguran que estos dos países forjaron una «alianza» con el grupo yihadista Al Qaida, explicó su abogado Joseph Breham.
Arabia Saudita participa desde 2015 en la guerra de Yemen al frente de una coalición de respaldo al gobierno frente a los rebeldes hutíes, apoyados por Irán. Emiratos Árabes retiraron sus tropas en 2019, pero siguen dentro de la alianza.
Ni las autoridades saudíes ni las emiratíes quisieron comentar esta querella.
tracking