29 de junio de 2022

La policía retiene a un manifestante en Almaty, Kazajistán

Kazajistán

El presidente de Kazajistán ordena a sus soldados «disparar a matar» contra los manifestantes

En un discurso televisado, el presidente Kassym-Jomart Tokayev ha culpado a «terroristas extranjeros» de la violencia en las ciudades kazajas 

El presidente Kassym-Jomart Tokayev, líder de Kazajistán, ha ordenado a sus tropas «disparar indiscriminadamente» contra los manifestantes que estos días en el país. Justifica la decisión con el argumento de que «20.000 bandidos» están atacando la importante ciudad de Almaty, epicentro de las protestas.
Culpa a «terroristas extranjeros» de la violencia que desborda las manifestaciones causadas por una subida en los precios de la gasolina. Ante la insurrección del pueblo, que el 4 de enero inició una histórica serie de manifestaciones pacíficas, el gobierno de Tokayev desplegó fuerzas militares para frenar la sublevación.
También Rusia se opone al levantamiento de los kazajos; su presidente Vladimir Putin ha desplegado un número de tropas y soldados paracaidistas para defender al Gobierno de Tokayev. Según la agencia Interfax, más de 70 aviones rusos sobrevuelan constantemente Kazajistán para transportar tropas.
«Los militantes no han rendido sus armas, siguen cometiendo crímenes y organizándolos. La guerra contra ellos debe llevarse a cabo hasta el final. Aquel que no se rinda será destruido», anunció Tokayev en un discurso televisado.
«He ordenado a las agencias de seguridad y a las fuerzas armadas que disparen indiscriminadamente a matar», advirtió.
El Ministerio del Interior informó de que 26 «criminales armados» habían sido «liquidados», mientras que 18 miembros de las fuerzas policiales y de seguridad han muerto también desde el comienzo de las protestas. La televisión estatal, controlada por el Gobierno, reporta más de 3.700 detenciones.
La plaza central de Almaty se inunda desde hoy con el ruido de los tiroteos. Corresponsales del periódico Reuters informaron de ocupación por parte de camiones militares y tropas.
La conexón a internet, previamente segada, parece haber vuelto a ciertas zonas, y oficiales kazajos han recuperado el control del aeropuerto principal de Almaty.
Las manifestaciones comenzaron el pasado domingo, cuando el precio de la gasolina aumentó al doble de su antiguo coste. La subida dio pie a una protesta sin precedentes, con manifestaciones pacíficas en todas las ciudades mayoritarias del país.
El Gobierno ha asegurado que los precios de la gasolina volverán a su cifra original en los próximos seis meses; sin embargo, el anuncio no ha frenado las protestas, que se han ampliado para incluir otros problemas políticos. Kazajistán suele describirse como estado autoritario, ya que la mayoría de las elecciones las gana el partido gobernante con casi el 100 % del voto. No hay oposición política eficiente.
Kazajistán fue gobernado durante décadas por Nursultán Nazarbayev, el último líder de la era Soviética. Permaneció en el poder durante la transición a la independencia, hasta 2019, cuando Tokayev tomó su puesto. 
Comentarios
tracking