19 de agosto de 2022

El Presidente de Colombia, Iván Duque junto al Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg

El presidente de Colombia, Iván Duque, junto al secretario general de la OTAN, Jens StoltenbergPresidencia de Colombia

Cumbre de la OTAN en Madrid

Colombia es (todavía) el único «socio global» de la OTAN en Hispanoamérica

La elección del izquierdista Gustavo Petro como nuevo presidente de Colombia pone en duda la continuidad de esa estrecha relación

Colombia es el único país hispanoamericano con el estatus de «socio global» de OTAN. Bogotá ha contribuido al patrullaje contra la piratería en el Cuerno de África y expertos colombianos han proporcionado formación sobre eliminación de minas a los aliados y otros países socios.
El acercamiento entre Colombia y la OTAN se dio durante el Gobierno de Juan Manuel Santos, quien el 31 de mayo de 2018, dos meses antes de dejar la Presidencia, oficializó en Bruselas, junto a Stoltenberg, el acuerdo de cooperación que convirtió al país en «socio global» de la Alianza Atlántica.
Ser socio de la OTAN no solo implica una cuestión de defensa y seguridad, también significa asumir ciertos principios ideológicos que necesariamente alinean al país sudamericano con Occidente y especialmente con Estados Unidos y ese es un objetivo a destruir por parte de la izquierda bolivariana que está a punto de tomar el poder.
El acuerdo de Colombia con la OTAN, que comenzó a forjarse en 2013 fue duramente cuestionado en su momento por los gobiernos bolivarianos, como en el caso de la vecina Venezuela, tacharon de «alarmante» ese acercamiento al considerar que abriría «la puerta a la política guerrerista e intervencionista» de EE.UU. en la región.
El 14 de febrero, pocos días antes del inicio de la invasión rusa de Ucrania, el presidente colombiano, Iván Duque, visitó Bruselas y se reunió con el jefe de la Alianza Atlántica Jens Stoltenberg.

Rusia, China y el régimen de Venezuela

En esa ocasión, Stoltenberg señaló: «Intercambiamos puntos de vista sobre la profundización en la cooperación entre Rusia y China, incluido su apoyo al régimen represivo en Venezuela. Estuvimos de acuerdo en que todas las partes deberían desempeñar un papel constructivo para la paz y estabilidad regional».
Tal acuerdo y estrecha colaboración entre Colombia y la OTAN tienen sus días contados con la elección del izquierdista y exguerrillero Gustavo Petro quien está claramente alineado con el eje bolivariano liderado por la dictadura de Nicolás Maduro.
Petro asumirá la presidencia de Colombia el próximo 7 de agosto y Duque –quien ya lo recibió en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo en Bogotá– ha señalado que ser socio estratégico de la Alianza Atlántica «es ya una política de Estado» para Colombia.
«Si bien no somos miembro pleno, nuestra responsabilidad es acompañar la toma de decisiones de una organización que propone las mejores prácticas en seguridad y defensa», explicó Duque en entrevista con Efe.

La OTAN puede perder a su «socio»

Sin embargo, Petro ha manifestado en diversas ocasiones su opinión crítica con esta vinculación con la Alianza Atlántica. «La OTAN significa Alianza Atlántico Norte. Nosotros somos del Caribe y el Pacífico y muy latinoamericanos», escribió el exguerrillero en la red social Twitter en junio de 2013.
A lo largo de la reciente campaña electoral, Petro no se ha referido explícitamente a la OTAN cuando ha hablado acerca de la guerra en Ucrania, ni ha afirmado que sacará a Colombia de la cooperación con la Alianza Atlántica.

Temas

Comentarios
tracking