07 de octubre de 2022

Manifestaciones junto a la Corte Suprema tras la decisión de derogar la sentencia Roe vs. Wade

Manifestaciones junto a la Corte Suprema tras la decisión de derogar la sentencia Roe vs. WadeGetty Images via AFP

Ofensiva abortista en EE.UU. tras la decisión del Supremo de derogar la sentencia Roe vs. Wade

Organizaciones provida tratan de bloquear las medidas provida en varios Estados con el apoyo del Partido Demócrata

Con el inestimable apoyo del Partido Demócrata, las organizaciones abortistas de Estados Unidos han emprendido una batalla para bloquear las leyes provida en varios Estados.
La eliminación del aborto como derecho fue posible gracias a la decisión de la Corte Suprema de derogar la sentencia Roe vs. Wade que abrió las puertas al aborto en el país norteamericano en 1973.
Organizaciones como American Civil Liberties Union, Planned Parenthood y Center for Reproductive Rights han logrado bloquear las medidas provida en Luisiana, Texas, Utah y Kentucky, informa la agencia EFE.
Además, están en pleitos en otros 7 Estados: Misisipi, Arizona, Virginia Occidental, Florida, Idaho, Oklahoma y Ohio.
Estos bloqueos, sin embargo, son temporales y, la realidad, es que el aborto tiene poco recorrido en los tribunales tras la decisión de la Corte Suprema.
La batalla entre los provida y los proaborto, en cualquier caso, se espera larga. El mismo presidente Joe Biden, firme defensor del aborto a pesar de identificarse públicamente como ferviente católico, advirtió que si en las próximas elecciones legislativas de noviembre el Partido Republicano logra controlar el Senado, como indican los sondeos, «tratarán de imponer la prohibición del aborto a nivel nacional».
Biden lanzó esta advertencia durante un encuentro con gobernadores del Partido Demócrata.
Entre ellos estaba la gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, que hizo pública su intención de reformar la Constitución estatal para incluir el aborto como derecho.
Esta iniciativa está también en marcha en los Estados de California y Vermont.
Los gobernadores del Partido Demócrata expresaron su voluntad de llevar al Congreso una Ley que convierta el aborto en un derecho constitucional.
Sin embargo, tienen poco tiempo. Las elecciones de noviembre están a la vuelta de la esquina y, casi con total seguridad, darán la llave del Senado al Partido Republicano.
Si eso sucede, habrá pasado su oportunidad de blindar el aborto.
En este momento, republicanos y demócratas están empatados a 50 senadores con el voto de calidad de la presidenta de la cámara, y vicepresidenta, Kamala Harris.
La «norma del filibusterismo», pese a ello, impide a los demócratas sacar adelante sus medidas al exigir una mayoría cualificada de 60 votos.
Por ello, Biden tratará por todos los medios de acabar con esa norma, para lo cual necesitará convencer al senador Joe Manchin, cercano a los postulados de los republicanos a pesar de pertenecer al Partido Demócrata.
Comentarios
tracking