10 de diciembre de 2022

Amy Barrett jura su cargo como jueza del Tribunal Supremo

Amy Barrett jura su cargo como jueza del Tribunal SupremoGTRES

La derogación de «Roe vs. Wade», la última promesa cumplida del expresidente Trump

El anterior inquilino de la Casa Blanca optó por tres jueces provida para el Tribunal Supremo y aseguró una mayoría que ha propiciado la histórica sentencia

Durante la campaña electoral de 2016, Donald Trump reiteró su postura provida y prometió diversas medidas que ayudarían a que el aborto dejara de ser considerado un «derecho constitucional». Fue en el tercer debate entre los candidatos, el 19 de octubre, cuando el republicano expuso a Hillary Clinton su plan: «Yo estoy en contra del aborto y designaría a jueces contrarios al aborto. Por lo que la revocación de Roe contra Wade ocurriría automáticamente, en mi opinión. Después, los estados determinarán».
El presidente de Estados Unidos tiene la capacidad de proponer a un juez para el Tribunal Supremo cuando se produce una vacante. Después, es el Senado quién confirma el nombramiento con una mayoría simple.
Durante la presidencia de Donald Trump se nombraron tres nuevos jueces para la Corte Suprema y los tres han votado a favor de la derogación de la sentencia «Roe vs Wade» que devuelve a los estados la capacidad de legislar libremente sobre el aborto. El expresidente eligió a Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Barrett. Todos ellos son menores de 60 años y garantizan una fuerza provida en el Tribunal durante bastante tiempo ya que el cargo es vitalicio o hasta la renuncia del propio juez.
Conocida la sentencia del Supremo, el expresidente ha emitido un comunicado en el que ha recordado que él eligió a esos tres jueces: «Fue un gran honor hacerlo», reconoce. Trump habla de promesas cumplidas y del «mayor triunfo para la vida en una generación».

El caso de la jueza Barrett

La muerte de la jueza Ruth Bader Ginsburg, icono de las corrientes políticas progresistas, provocó que Donald Trump tuviese que elegir a su tercer miembro para el Tribunal Supremo en cuatro años de legislatura. El presidente optó por otra mujer, aunque de un perfil bien distinto: Amy Coney Barrett.
La jueza Barret con cuatro de sus hijos en la Casa Blanca

La jueza Barret con cuatro de sus hijos en la Casa BlancaGTRES

La jueza Barrett es católica y madre de siete hijos. Uno de ellos tiene síndrome de Down y dos son adoptados y nacidos en Haití. Durante el debate en el Senado sobre su nominación hubo una fuerte polémica en torno a su fe y se llegó a señalar que el dogma «vive fuerte» en su interior. Pese a todo, la mayoría republicana confirmó su puesto en el Supremo.
La elección desató una oleada de protestas por parte de políticos demócratas, conocedores de sus postulados en favor de la vida. La decisión de Trump apuntalaba una mayoría que ha terminado por derogar «Roe vs Wade».
Comentarios
tracking